martes, 21 de marzo de 2017

Volar o no volar

Este post debió ser escrito en enero, a continuación de este otro cuya línea final era “ahora, el vuelo”.

Pero ud haga de cuenta que acaba de leer el anterior y conservó "el hilo".

Bueno, como primera recomendación, diría que no compren boletos a través de agencias de viajes, sino que mejor lo hagan ustedes mismos. Excepto que no tengan paciencia, o que se les dificulte el internet, o que no entiendan cómo funcionan las páginas de reservas, entonces pues vale la pena pagar el extra que cobra la agencia de viajes.

Digo esto porque yo cometí el error de comprarlo con una agencia, quienes no me buscaron la mejor ruta ni tampoco me explicaron detalladamente las restricciones que tenía la tarifa antes de hacer la compra final. Solo se limitaron a darme el precio más bajo, pero no pensaron que yo podría haber querido elegir cierta flexibilidad si el incremento no era sustancial. Pero bueno, como dicen, una vez pasa el ciego.

Yo quería un vuelo a LA con escala en México DF por una noche, para poder ir al concierto y luego continuar hacia el destino final. Obviamente de regreso no quería la escala, hubiera preferido un vuelo directo, pero eso el de la agencia como que no lo asimiló.

Las aerolíneas a veces sacan promociones algo engañosas, te dicen es “el destino del mes” a un precio mágico, pero cuando revisas y querés comprar para las fechas que lo necesitás generalmente no hay espacio y el precio es el doble de lo que dice la promoción.

Faltaban 3 meses para el viaje y por un blog que había leído sabía que ya estaba tarde, porque recomiendan comprar boletos con 6 meses o un año de anticipación para tener buenos precios. Supongo que eso se debe a que se pueden agarrar los asientos de promoción que tiene cada vuelo y a medida que pasa el tiempo solo van quedando los más caros. Aunque si busco ahora un vuelo similar, me sale al mismo precio que como lo compré, solo que con escala menos ingrata que la que me dieron y es aun más barato que un vuelo SAL-LAX directo. La comodidad de viajar directo se paga y caro.

El punto es que me dieron el siguiente itinerario:

Tramo 1: SAL-MEX saliendo 1:48, llegando 4:18 pm. Un vuelo de 2 h 30 min de duración. Estamos a la misma hora con el DF. Ya antes les dejé el cuento de este trayecto aquí, va a disculpar los saltos en el tiempo y el desorden cronológico...ud llámelo elegantemente “flash back”.

Este tramo incluía una escala de toda la noche en el DF, lo cual hubiera sido terrible si no hubiera tenido nada que hacer, pero yo lo hice a propósito para aprovechar doblemente el viaje y tenía un destino esa noche. Dicen que las salas de espera del aeropuerto las cierran a media noche y obligan a los pasajeros en conexión a salirse a un área comercial de la terminal, en la que, comprobado científicamente por el método experimental, hace un gran frío en la noche. 

Tramo 2: MEX- GDL saliendo 7:01 am, llegando 8:23 am. Lo peor fue que ya en el primer tramo del viaje al hacer el check in me di cuenta que el vuelo era aun más temprano, saliendo a las 6:50 am. No crean, 10 min en tiempo aeropuerto pesan, 

¿Quería hacer stop en Guadalajara? No, pero eso fue lo que me dio la agencia de viajes. Un vuelo de 1 h 22 min que me sirvió para tener que salir de mi alojamiento a las 4 am porque-hay-que-llegar-3-horas-antes-a-los-aeropuertos, recorrerme de punta a punta el aeropuerto de Guadalajara, que es bien chiquito realmente, y darme cuenta que hay de Mexicanos a Mexicanos y de clases a clases en vuelos de Aeroméxico. Ah, sí, y que aunque diga B-737, es como los buses, no te aseguran que sea nuevo o un modelo antiquísimo. 

Tramo 3: GDL – LAX saliendo 9:25 am, llegando 11:11 am finalmente al fin, casi 24 horas después de haber salido de El Salvador. Así como que en pasos de saltamontes fue.

El regreso era igual de accidentado 

Tramo 1: LAX-MEX saliendo 5:45 pm, llegando 11:30 pm. Un vuelo de 3 h 45 min que se hacen 5 h 45 min por la diferencia horaria. Y, tarán, esperar 11 horas en el aeropuerto por la conexión. Esta vez sin nada que hacer más que estar sentada en bancas frías y duras cuidando 2 maletas. 

Tramo 2: MEX – SAL saliendo a las 10:30 am, llegando a las 12:48 pm. 

Como ya conté en el otro post, la angustia del viaje de ida fue grande, porque se retrasó 1 hora y por poco y no llego a lo que iba esa noche en el DF. 

Si lo hubiera comprado directamente yo, habría visto que en otra aerolínea había un vuelo por la mañana, que además me ofrecía el regreso directo, sin la horrible escala de toda la noche en México. Y la diferencia de tarifa eran como $100. Claro, ahora que ya lo hice sé que hubiera sido mejor, porque pasar la noche en el hotel que está en el aeropuerto de México cuesta como $125. 

Pero el vuelo de regreso no lo usé. En su lugar me tocó por la emergencia comprar otro vuelo de regreso, $200 más caro que el ida-vuelta original, ahí en el aeropuerto de LAX. No tenia disponibilidad, pero no hay dinero que valga el perderte el funeral de quien te dio la vida. No había de otra. Aun así, aprendí que me hubiera ahorrado $100 si hubiera comprado el vuelo en internet con el teléfono mientras iba de camino al aeropuerto, porque ya en el lugar las tarifas son diferentes. Ese sí, fue el vuelo directo que sale a las 11:39 todas las noches de LA y llega a El Salvador a las 6:30 am. 5 horas y fichas, agregue la diferencia horaria. Más confort, mejor comida, un avión más nuevo, sin escalas...pues eso es lo que se paga. 

Si volviera a hacer el mismo viaje con niños o enviara a mi madre de viaje, definitivamente no tomaría el vuelo con escalas, es cansadísimo. En el último tramo de la ida ya iba en modo zombie y no me dormía solo porque necesitaba el desayuo o caía desmayada ahí mismo. Y pues, si me iban a dar desayuno en el avión prefería guardar el efectivo para cualquier cosa en el lugar de destino, porque apenas iba empezando el viaje. Imagino el cansancio que hubiera sido el viaje de regreso con toda la noche despierta en el aeropuerto. 

Entonces, si piensan viajar, he aquí las recomendaciones: 

  • Háganlo ustedes mismos 
  • Coticen en todas las aerolíneas que cubran el destino al que van 
  • Si la fecha no es trascendental, prueben un dia antes o un dia después, a veces hay hasta $100 de diferencia de tarifa solo por el dia de la semana. 
  • Valoren si lo que se van a ahorrar en dinero vale la pena para hacer la escala. No está de más recordar que la parte más peligrosa de un vuelo son el despegue y el aterrizaje y a más escalas pues hay más de los dos. Aparte de la molestia de hacer el proceso de subir y bajar y el chequeo y migración y aduanas y  y  y
  • Si las escalas son largas piensen qué harán mientras esperan 
  • Siempre tengan un fondo o herramienta financiera para imprevistos...nunca sabés lo que la vida te tiene planeado para el peor momento

lunes, 20 de marzo de 2017

¿Qué es Pencho y Aída?

Siempre se me pasan los temas, así que esta vez mejor lo escribo a las ya.

De un tiempo para acá nuestros medios - impresos, radiales, televisivos - se han vuelto tan políticamente polarizados que dan pereza. No hay palabra que digan que no lleve los dados cargados, ya sea hacia la derecha o la izquierda, no se salva nada, entrevistas, programación musical, notas económicas, hasta los sociales están impregandos de una de dos: o tendencia política o división de clases. Y en esto de las “clases” ya no metería solo a lo económico, sino también a la creciente homofobia, misoginia, intolerancia religiosa y un largo etcétera. Entonces, con las cosas así, ya no halla uno qué escuchar/ver/leer en lo nacional.

Entonces...yo no me voy a autodenominar “fiel oyente” como algunos “fieles” que he leído en twitter autoproclamándose como tales...en 3 o 4 emisoras, ajá. No. Yo puedo decir abiertamente que hago zapping a toda hora porque a veces algunos temas o personajes son insufribles, hay comerciales que me caen mal o no tengo ganas de oir comerciales, o quizá quiero más de una opinión sobre algo y ya sé donde encontrar lo que en Arquitectura conocemos como “casos análogos”, o la noticia que están comentando me parece muy cruda para que la escuchen mis hijos o simple y sencillamente quiero mejor oir música.

Pero en una cosa no miento y es que desde hace ya varios años empiezo el dia sintonizando 107,7 para poner a las 6 am el programa radial Pencho y Aída.

Últimamente se han ganado varias de mis felicitaciones por tocar temas que no se oyen en otros lados, porque los otros lados tienen su “línea” bien demarcada y no, no se les permite. Entonces justo hoy por la mañana que entrevistaban a la Embajadora de Cuba en El Salvador iba pensando eso, que lo que hacen es el reflejo de la libertad de ser ellos mismos. No hay un consejo editorial sobre sus cabezas. Sí, le han - asumo yo - comprado espacio a una radio para transmitir en su frecuencia, pero lo que venden no es la línea editorial de esa radio, son sus propios nombres como marca registrada los que se hacen cargo de lo que sucede en su programa. Esués, la libertad de ser vos sin deberle a nadie. Y creo que ahí está la esencia de por qué me gustan.

No he encontrado otro lugar donde en un “condensado” de 3 horas ( 6-9 am) te den resumen de las tendencias en redes, resumen de noticias nacionales e internacionales (sin describir con lujo de detalles las escenas de crimen), te cuenten 3 chistes, deportes, rocola (diferente cada día) y una entrevista. No hay donde aburrirse. Luego hay otras 2 horas que me es difícil seguir porque ya estoy en el trabajo, pero hasta donde sé, sigue la música, hablan de cocina, llegaba un odontólogo, una nutricionista, promocionan eventos y abren espacio para cosas tan espinosas como que miembros de una organización lleguen a explicar de qué va la modificación que solicitan a la ley para dar cabida a 4 causales por las cuales se pueda interrumpir un embarazo.

Los invitados a veces quieren mencionar alguna marca, pero con miedito pregutan “¿se puede?” acostumbrados a la típica censura en los medios en los que no se puede “regalar publicidad”, pero ahí no, nada está limitado, si van a hablar bien de un producto/marca que no pauta con ellos dicen: “dele, no nos patrocina, pero quien quita y después de esto sí” y, realmente, capaz que así han conseguido un su par de patrocinios.

En otros medios, hacé chiste del Director y tenés los días contados. Ahí no solo se puede, sino que él se ríe con ellos. En otros lados la gente “detrás” de cámaras/micrófonos/redacción jamás se ve. Ahí participan todos, aunque no hablen directamente, se llevan su mención. Conocemos a la niña Vilmita que prepara el café porque de vez en cuando le preguntan cómo le va y ya la han sentado en el micrófono a que cuente sus cosas. 

Tienen tanto poder de convocatoria, que un dia de estos se les ocurrió hacer una “rocola rápida” y los oyentes les siguieron el juego al instante. Bayuncos ellos, bayunca la audiencia...a la medida.

Alguien me dijo una vez que le aburrían porque muy en chiste agarraban todo. Pero, en un país plagado de violencia, de intolerancia, de estress ¿necesitamos que nos reciten las portadas de los periódicos a buenas 6 de la mañana contando los muertos diarios mientras vamos manejando con los niños al colegio? ¿necesitamos “humor doble sentido” en horario infantil? ¿necesitamos entrevistas que parecen hechas a la medida preguntando solo lo políticamente correcto para el invitado? ¿necesitamos una franja musical rígida? Y, como gente seria y que le interesa el futuro de este país ¿queremos saltarnos los temas delicados por no herir susceptibilidades de grupos de poder? No y no, respectivamente. Por eso los escucho, porque ahí no pasa eso.

¿Qué es Pencho y Aída? 

Es la locura de que Los Ángeles Azules, Sting y Justin Bieber suenen en el mismo play list.

Es la diversión de poder hacerle preguntas difíciles de responder a un funcionario a quien en su Institución nadie se atreve a cuestionar.

Es la libertad ideológica de poner en sus micrófonos a la embajadora de USA, al de Inglaterra, al de Francia, al de Israel, a la de Cuba...y que todos se sientan como en casa.

Es mandar a varias familias al cine cada viernes, y a niños que de otro modo nunca hubieran conocido dreamland.

Es que un oyente pueda llegar a poner 5 canciones un martes y tener sus 5 minutos de fama.

Es el deber cumplido de tomar por un año el compromiso de dedicar la entrevista una vez al mes a temas relativos a la mujer...y tener mujeres trabajando en el programa.

Es recordar tu época de colegio y también informarte de lo actual

Es observar la nube del volcán todos juntos

Es tener “enviados especiales” que te tuitean fotos desde los conciertos

Es que te dejen podcast para las vacaciones...y música sin comerciales cuando se acaba el programa

Es estar inmunizado en época electoral

Es tener “referendum” de oyentes

Es que te saluden al final de un concierto, o a la salida de misa, como si fueran amigos de años

Es observar la realidad...sin perder el buen humor.

miércoles, 15 de marzo de 2017

México DF, Norman Foster, Fernando Romero y el nuevo aeropuerto

Cuando los grandes se basan en lo sencillo.

Quizá ese es el error de nuestros países subdesarrollados, intentar complicarlo todo para que parezca bueno, creer que a mayor complejidad de mejor calidad es el resultado.

Aquí les dejo un video del proyecto del nuevo aeropuerto para México DF, del Arquitecto Norman Foster en conjunto con Fernando Romero, una firma de Arquitectos mexicana.

Puntos que resaltaría:

  • Entendieron el riesgo sísmico y de suelo del lugar, lo explican tan sencillo, y lo resuelven con el concepto. Claro, habrán hecho cálculos con software sofisticado y eso, pero es como la medicina, podés tener una infinidad de medicamentos a tu disposición, pero si no sabés diagnosticar no te sirven de mucho.
  • No se quedaron en el "para mientras". En nuestros países todas las soluciones ya están atrasadas al momento de iniciar su implementación. Tanto Foster como Romero lo dicen claro: no es un aeropuerto para ahorita, es mirando al futuro. Foster incluso fantasea con los aviones del futuro, que no están tan lejos de ser ¿se acuerda cómo lucía el Concorde?  
  • Flexible. Si el futuro es cambiante ¿por qué encerrarnos en la rigidez? una estructura envolvente amplia, que pueda albergar lo que sea que se necesite con la modernidad del "después".
  • ¿Alguna vez escucharon que el arco es la estructura por excelencia? Es porque trabaja como un todo transmitiendo las fuerzas y se logran grandes luces sin apoyo intermedio - ajá, sí, esa molesta columna enmedio del salón - Entonces vienen y agarran un montón de arcos y arman una gran estructura envolvente. Mil a uno a que cualquier Ingeniero estructural del tercer mundo intenta hacerlo a base de marcos ortogonales y siembra de columnas el espacio.

Norman Foster: New International Airport for Mexico City RIBA, Nov 2015 from urbanomex on Vimeo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Ricky Martin - por qué no?

Este es un de esos post random que se me ocurren porque sí.

No es relevante, no tiene que ver con un hecho serio...nomás me gusta y ya muahahahaha.

Él, promocionando su residencia en Las Vegas

La foto de la derecha...

Y él, de lo más divertido en su show

El color blanco es bonito, les guste o no les guste...

miércoles, 8 de marzo de 2017

Un día de la mujer


Es día de la mujer y no sé qué escribir que no se haya dicho ya.

Ya creo que hace varios años entendimos que no es un día para felicitar "por ser mujer", tampoco es un pleito para que salgan con "¿por qué no hay día del hombre?", definitivamente no existe para que un almacén por departamentos se aproveche y diga "te damos descuento si compras ropa en el dia de la mujer". Es una fecha de reivindicación de tantos derechos que se tienen de manera diferente entre hombres y mujeres y que deberían ser igualitarios por la simple y sencilla razón de que ambos son seres humanos.

Entonces, dadas las circunstancias propias, en las que ya me pasaron casi todas las causales por las que se aboga este día, incluyendo haber ido a una entrevista de trabajo en la que el dueño de la empresa me haya dicho que "por principio no contrataba mujeres" y que me había llamado nomás por curiosidad de ver cómo era, hasta ser destituida de un cargo que estaba desempeñando bien en un ambiente 99% masculino (yo era el 1% femenino) simple y sencillamente porque el que pidió mi sustitución "sintió" que yo "lo miraba feo" (por si estaban con el pendiente, el fulano este terminó siendo trasladado a otro cargo en el mismo proyecto al darse cuenta sus superiores de que, en efecto, era incompetente para la posición que le habían asignado, tal como yo sospeché desde un principio), lo único que se me ocurre aportar este día es un bonito link que me llegó de Penguin Random House que nos manda - mejor que descuentos de ropa de mala calidad - una sugerencia de libros escritos por mujeres o sobre mujeres, porque ¿qué mejor que la lectura para hacernos crecer?




Si quieren ver cada uno de los libros el link es este.

Y, hablando de licuadoras, también les dejo un artículo sobre lo mal que nos va en el mundo, ganando menos y teniendo menos poder que los hombres solo porque sí.

martes, 7 de marzo de 2017

Ser o no ser un zoológico nacional

Desde que nuestro hipopótamo - es decir, el hipopótamo Gustavito que estaba en el Zoológico Nacional - falleció, he leído comentarios de todo tipo en redes sociales y escuchado en la radio quizá cientos de opiniones al respecto.

No había escrito nada porque, primero, no sé nada sobre zoológicos, y luego, no termina de estar clara la causa de su muerte como para opinar sobre ella.

Una cosa sí sé: nunca vi a Gustavito, o si lo vi no lo supe y pensé que era Alfredito (el hipopótamo anterior). Creo que la última vez que visité el zoológico fue en 2006 o 2007, en una visita del kinder.
Antes de eso, quizá fui una vez en mi vida adulta, al menos unas 3 veces en excursiones de mi escuela primaria y unas 2 o 3 me llevaron mis padres en la niñez-adolescencia.

Mi hija pequeña no lo conoce, solo escucha mis relatos de cuando yo tenía 8 años. Tampoco conoce FURESA, por si pensaban que éramos más "piqui". La verdad es que, aunque hayan puesto en un par de ocasiones las entradas en promoción, ir "hasta allá" no se le antoja a uno en un domingo cansado en el que hay que hacer otras tareas cotidianas que no se hacen durante la semana. ¿Por qué no hemos ido al zoológico nacional en los últimos 11 años? quizá la respuesta sea por dejadez, por practicidad, porque nos cuesta ir a lugares que cierran a las 4 de la tarde, porque no estamos seguros si habrá parqueo, por la seguridad...en fin.

El punto es que, a pesar que he oído a gente con pensamiento bastante cuerdo pedir a gritos que cierren el zoológico, no me parecía que fuera la solución. Es una salida muy fácil, un escapismo, es darle la espalda al problema y aceptar que no se es capaz de birndar otras soluciones.

Encontré este artículo de opinión de un antropólogo local quien es de la opinión de que no se debe cerrar el zoológico. Se los dejo para que se hagan sus propias conclusiones del tema.

http://losblogs.elfaro.net/cosmica/2017/03/por-que-no-es-buena-idea-cerrar-el-zoologico-de-el-salvador.html#