viernes, 29 de abril de 2011

60

Hoy cumples 60 dias.

Es increíble cómo ha volado el tiempo.


Ya me sonríes, buscas con tu cabecita lo que hay alrededor y ya no quieres pasar tanto tiempo acostada, sino en brazos y más vertical.


Me diste el alegrón pensando que ya habías aprendido a dormir toda la noche, pero la magia te duró 2 semanas y ya comenzaste de nuevo a despertar para comer a las 3 am...y yo vuelvo a desvelarme de a galán.


Te confieso algo? no quiero irme, no quiero volver al trabajo, ya no. Quiero quedarme contigo y tu hermano para verlos crecer. Desgraciadas cuotas mensuales durante los próximos 15 años que me impiden eliminar mi fuente de ingresos.


Pero no, ya no quiero volver ahi. Simplemente no soy feliz.

Es imposible ser feliz cuando estás harta de luchar por lo que te corresponde, cuando todo es conflicto, cuando hay que cuidarse las espaldas a cada minuto.


Cuando nació tu hermano cumplió 84 dias, pude sumar los 15 de mis vacaciones y dejarlo de 3 meses al menos. Tenia una persona que lo cuidaría en casa y al menos la esperanza de que podría venir al mediodia corriendo a verlo y salir temprano por la tarde. Extrañaba lo que hacía, a la gente, mi escritorio bonito, la computadora rápida y actualizada, mi puesto de trabajo con jardín a los dos costados y amplias ventanas...hasta fui a visitarlos antes de volver, a traer unos documentos.


Ahora es distinto, no he necesitado ir porque no me han dejado en paz en estos 2 meses, no hay semana en la que no me hayan llamado de la oficina para preguntar algo. Si apago el celular para que podamos dormir tú y yo sin que nos molesten, me llaman al teléfono fijo que no puedo desconectar. Y si no respondo, siguen y siguen insistiendo. En 24 dias tengo que volver, y siento como si no me hubiera ido. :(


No, no quiero, no quiero volver, no ahi.


En 24 dias tendrás que hacer tus maletas para irte a una guardería, el peque volverá a la guardería y no quiere, empezará mi estres diario por el maldito minuto tarde, la lucha por la hora de lactancia, el espacio casi cerrado sin vista, un equipo de cómputo más lento que mis dos manos, jamás salir a la hora, luchar y luchar por todo para conseguir lo que nos corresponde.


¿Qué hago mi chiquita?, tu hermano dice que quiere que me quede con ustedes, pero que también tenga dinero para conservar mi carro y llevarlos de paseo, para comprarle comidas fuera, llevarlo al cine y a Santa Ana. El agua, la luz, el teléfono y los préstamos no se pagan solos...Incompatibilidades del mundo actual.


Puedo hacer viviendas para los "más pobres de los pobres", carpetas técnicas para instituciones de Gobierno, Gerenciar consultorias de diseño, trámites para aprobación de proyectos de construcción, una niña ordenada, responsable, con iniciativa, que se las arregla sola para venir al mundo a resolver.


Dígame usted que lee, dónde encuentro otra puerta que se abra para estos fines? porque yo, en definitiva, no quiero, no quiero volver.

8 comentarios:

[Alecita ♥] dijo...

Ay mi Clau, no soy mamá pero carecí de la mía toda mi niñez, siempre me cuidó alguien diferente y cuando mis hermanas menores nacieron fui yo quien las cuidó... Sé por experiencia propia con mi madre que triste es querer compartir con ellos y que tengan que irse a trabajar por pura necesidad, quizas cuando tenga mis hijos (si Dios me da la oportunidad) me enfrente a la misma pregunta, probablemente querré quedarme en casa como vos... Ten paciencia y confianza, al final te acostumbrarás, como miles de madres lo hacen día a día para sacar adelante a sus hijos.

Un abracitoo.

Anti-Raúl dijo...

Ojalá todo mejore. La esperanza de mejorar es lo que mantiene todo. Felicidades a vos y a tu familia. :)

Silvia Jeannette dijo...

Clau, es tan difícil, y como usted lo dice: “incompatibilidades de la vida”, muchas veces cuando crecemos reclamamos a los padres el no habernos dedicado todo el tiempo, lo cual no deja de ser injusto. Los padres se esfuerzan para darnos lo mejor dentro de sus posibilidades aunque eso implique no vernos crecer. Con mi experiencia de 30 años como hija puedo decirle que no hay mayor satisfacción para un hijo que recibir el amor de sus padres y más cuando ellos llegan tarde de trabajar, cansados y sin ganas de hacer nada y nos regalan un abrazo y un beso. Saluditos.

Yaya dijo...

Casi no acostumbro dejar comentarios aunque siempre paso por aqui leyendola.
Yo soy madre de dos niños uno de 14 y el otro de 6 he tenido las dos experiencias con mi primer hijo tuve que regresar a trabajar y dejarlo con mi suegra a Dios gracias Bendita señora que me lo cuido, con el mas pequeño habia puesto un negocio propio que me permitio con muuuuuuchos sacrificios tenerlos conmigo.

No hay nada en este mundo mas bello que ver a los hijos crecer he visto la diferencia con mis dos hijos y ha valido la pena el sacrificio a cambio de la felicidad que ellos me dan.

jose angel dijo...

Felicidades y me parece INCREÍBLE tu blog, de verdad que disfruto leyendolo

SaviloG dijo...

Hola Claudia,
Una de las puertas sino que la principal es encomendarse a Dios y pedirle que se abran las puertas o lo medios para salir adelante.
Quiza entre esos paseitos visitas al cine, dejar algo para comprar al menos una vez a la seman o al mes un boletito de loteria (o halla no hay sorteos de azar?).

Pero veo que eres una mujer que lucha por salir adelante y se que te llegara tu recompensa cuando menos lo esperes ya lo veras, y te sobrara tiempo para compartir con tus hijos.

SOLO TEN FE EN DIOS.

El dejar a los bebes en guarderia debe ser muy duro desprenderse de ellos aunque sea por el dia laboral, y lo de despertarse en la madrugada ni cuenta te daras de que ya no lo hace, solo dale de comer entre 10 y 11 de la noche y se va de corridito hasta al amanecer y podras descansar mucho mas.

Saluditos desde Mexico.

Al� Reyes dijo...

Estoy muy de acuerdo con Savilo. sólo ten fé en Dios
en otro orden, ahora no te estoy escribiendo por la administración sino desde mi correo y te mando saludos desde tigrero en Venezuela. Espero que estés bien.

Clau dijo...

Alecita:mi mamá también trabajaba, pero como era por turnos de noche no sentimos mucho su ausencia. Espero que Gaby me recuerde el par de horas que puedo pasar con ella al dia.

Raúl: gracias, buen detalle pasar a comentar.

Sivia: abrazos y besitos no le faltan a mis hijos, de eso si puedo dar fe =)

Yaya: mire qué bonito enterarme que otras mamás me leen. Felicidades por sacar adelante a los suyos.

José Ángel: qué sorpresa! no sabía que me leía. Interesante ese su blog de cristalización...combina con Tras el Cristal =)

Savilo: pues lotería hace años que no compro y nunca me saqué nada. Finalmente la bebé se está quedando con mi suegra, al menos ahora que empezamos. A ver cómo nos va. Y ya logra dormir más días toda la noche, aunque a veces se desconfigura y vuelve a los desvelos.

Alí: gracias por pasar. Saludos hasta allá.