martes, 28 de marzo de 2017

Periodismo de titulares engañosos

Una maestra de tercer ciclo (Secundaria que le mientan en otros lados) nos decía que no había que “descabezar” los periódicos, refiriéndose a que había que leer la noticia completa y no solo los encabezados. Cuánta razón tenía y eso que ni se imaginaba lo que sería el mundo – y los medios – en la era del internet.

Es increiblemente absurdo cómo en esta era digital los periódicos, que antes eran solo impresos, y los nuevos que han nacido netamente digitales, incluyendo una sarta de pseudo medios de comunicación que no cuentan con ninguna credibilidad, pero existen y la gente los ve y cree, se dan a la tarea de “cazar clicks” con titulares amarillistas, asombrosos, indignantes, los cuales la mayoría de las veces solo son un gancho para que el lector llegue a su web y active la publicidad, pues la nota adentro generalmente dice otra cosa que nada que ver con el titular llamativo.

Eso no tuviera mayor trascendencia si su única consecuencia fuera aumentar los ingresos por publicidad de los medios y hacer perder el tiempo a la gente al leer notas sosas e irrelevantes, pero es mucho más grave que eso. Algunas veces los medios se pasan tanto que logran darle vuelta a un hecho real, sacarlo totalmente de contexto y dañar la imagen de una persona o institución “nomás porque sí”.

Para poner el ejemplo externo, hace poco alguien compartía en FB un artículo de El País, un periódico español, de la sección de moda, que realmente era una entrevista a una modelo-actriz-cantante española, que sinceramente jamás había escuchado. Lo “llamativo” era que la línea de texto que acompañaba al link no resaltaba el nombre de la entrevistada, sino a una celebridad: Beyoncé. Y la frase era muy fuerte y lo hacía a uno pensar inmediatamente ¿cómo pudo Beyoncé hacer algo así? Y ajá, da click y llega al artículo y se da cuenta que la frase es solo una línea de una entrevista larguísima que habla de otras cosas y que cabal, se usó el nombre de la celebridad para llamar la atención sobre la nota. Juzgue ud.

Esa nota es el equivalente a que en una entrevista una cantante super famosa diga, refiriéndose a la ropa que compra, algo así como “me asombra como está de globalizada la industria textil, una de mis camisetas tenía la etiqueta made in El Salvador” y luego siga hablando de su carrera, sus canciones y así y que un medio nuestro lo retome con el titular “(inserte nombre de la artista famosa) habla de El Salvador en su más reciente entrevista”. No diga que nunca se ha llevado un fiasco digital así.

Pero, aun así, sigue siendo bastante banal, digamos.

Algo más feo pasó esta semana, cuando un pseudo medio, y lo llamo así porque aquí hay periódicos serios con más de 100 años de estar circulando, publica este titular: “Es una vergüenza venir a llorar por alguien que ni siquiera se sabe el nombre” y lo atribuye a la diputada Lorena Peña y entonces las redes sociales se le van encima a la diputada por su falta de sensibilidad. A mí particularmente me extrañó la noticia, porque he escuchado a la diputada en múltiples entrevistas a lo largo de su carrera política y no es de expresarse así, es más, es de las que apoya los movimientos a favor de las mujeres y la lucha para reivindicar derechos de género, combatir la violencia y eso. 

Más extraño fue la respuesta visceral de periodistas que yo consideraba centrados y objetivos – aunque vivan diciendo que la objetividad no existe – pero jugar con los dados marcados da guácala.

Entonces me fui a leer la nota completa y yo le encontré otro sentido. Así, muy entre líneas, lo que me pareció es que ella reclamaba porque el Diputado que pedía un minuto de silencio no sabía ni cómo se llamaban las víctimas y lo estaba usando solo para robar cámara, llamar la atención, conseguir empatía política, lo que sea. Sí, había un video en la nota, pero soy de la generación anterior que me da una pereza ver videos...prefiero leer 500 páginas a un video de 2 minutos.

Alguien que sí vio los hechos en video me confirmó que lo que la diputada dijo fue: “Es una falta de respeto llorar por una niña y ni siquiera molestarse por averiguar cómo se llama...” y que la diputada se mostraba visiblemente afectada por la falta de respeto del diputado a la memoria de las víctimas. 

Entonces, un titular se puede llevar de encuentro la dignidad de una persona. Una frase suelta, sacada de su contexto solo para llamar la atención, puede ser altamente destructora.

Recuérdelo la próxima vez que quiera sucumbir a la tentación de quedarse solo con el encabezado...peor aun si viene en la portada con letras grandotas.

Un añadido a este post se me vino porque en el periódico de hoy el titular decía algo así como “MINED aun no entrega el 20% de los paquetes escolares” allá abajito en letra más chiquita decía que eran casos aislados en los que habían habido problemas con Directores que no encontraban o logística administrativa y así. Pero el titular bien pudo haber sido “MINED ya entregó el 80% de los paquetes escolares”. Porque a fin de cuentas 80 ya hecho pesa más que 20 pendiente, pero por supuesto el primer titular le conviene al periódico en su línea de derecha para desmerecer las acciones del gobierno y el segundo hubiera sido echarle porras porque ya van casi al 100 de cumplimiento. Puntos de vista. Enfoques. 

Recuérdelo la próxima vez que le presenten cifras, encuestas y cosas así. Los datos son los datos, fríos y sin tendencias, se arruinan cuando se manipulan para mostrar lo que conviene a los intereses de los círculos de poder.

martes, 21 de marzo de 2017

Volar o no volar

Este post debió ser escrito en enero, a continuación de este otro cuya línea final era “ahora, el vuelo”.

Pero ud haga de cuenta que acaba de leer el anterior y conservó "el hilo".

Bueno, como primera recomendación, diría que no compren boletos a través de agencias de viajes, sino que mejor lo hagan ustedes mismos. Excepto que no tengan paciencia, o que se les dificulte el internet, o que no entiendan cómo funcionan las páginas de reservas, entonces pues vale la pena pagar el extra que cobra la agencia de viajes.

Digo esto porque yo cometí el error de comprarlo con una agencia, quienes no me buscaron la mejor ruta ni tampoco me explicaron detalladamente las restricciones que tenía la tarifa antes de hacer la compra final. Solo se limitaron a darme el precio más bajo, pero no pensaron que yo podría haber querido elegir cierta flexibilidad si el incremento no era sustancial. Pero bueno, como dicen, una vez pasa el ciego.

Yo quería un vuelo a LA con escala en México DF por una noche, para poder ir al concierto y luego continuar hacia el destino final. Obviamente de regreso no quería la escala, hubiera preferido un vuelo directo, pero eso el de la agencia como que no lo asimiló.

Las aerolíneas a veces sacan promociones algo engañosas, te dicen es “el destino del mes” a un precio mágico, pero cuando revisas y querés comprar para las fechas que lo necesitás generalmente no hay espacio y el precio es el doble de lo que dice la promoción.

Faltaban 3 meses para el viaje y por un blog que había leído sabía que ya estaba tarde, porque recomiendan comprar boletos con 6 meses o un año de anticipación para tener buenos precios. Supongo que eso se debe a que se pueden agarrar los asientos de promoción que tiene cada vuelo y a medida que pasa el tiempo solo van quedando los más caros. Aunque si busco ahora un vuelo similar, me sale al mismo precio que como lo compré, solo que con escala menos ingrata que la que me dieron y es aun más barato que un vuelo SAL-LAX directo. La comodidad de viajar directo se paga y caro.

El punto es que me dieron el siguiente itinerario:

Tramo 1: SAL-MEX saliendo 1:48, llegando 4:18 pm. Un vuelo de 2 h 30 min de duración. Estamos a la misma hora con el DF. Ya antes les dejé el cuento de este trayecto aquí, va a disculpar los saltos en el tiempo y el desorden cronológico...ud llámelo elegantemente “flash back”.

Este tramo incluía una escala de toda la noche en el DF, lo cual hubiera sido terrible si no hubiera tenido nada que hacer, pero yo lo hice a propósito para aprovechar doblemente el viaje y tenía un destino esa noche. Dicen que las salas de espera del aeropuerto las cierran a media noche y obligan a los pasajeros en conexión a salirse a un área comercial de la terminal, en la que, comprobado científicamente por el método experimental, hace un gran frío en la noche. 

Tramo 2: MEX- GDL saliendo 7:01 am, llegando 8:23 am. Lo peor fue que ya en el primer tramo del viaje al hacer el check in me di cuenta que el vuelo era aun más temprano, saliendo a las 6:50 am. No crean, 10 min en tiempo aeropuerto pesan, 

¿Quería hacer stop en Guadalajara? No, pero eso fue lo que me dio la agencia de viajes. Un vuelo de 1 h 22 min que me sirvió para tener que salir de mi alojamiento a las 4 am porque-hay-que-llegar-3-horas-antes-a-los-aeropuertos, recorrerme de punta a punta el aeropuerto de Guadalajara, que es bien chiquito realmente, y darme cuenta que hay de Mexicanos a Mexicanos y de clases a clases en vuelos de Aeroméxico. Ah, sí, y que aunque diga B-737, es como los buses, no te aseguran que sea nuevo o un modelo antiquísimo. 

Tramo 3: GDL – LAX saliendo 9:25 am, llegando 11:11 am finalmente al fin, casi 24 horas después de haber salido de El Salvador. Así como que en pasos de saltamontes fue.

El regreso era igual de accidentado 

Tramo 1: LAX-MEX saliendo 5:45 pm, llegando 11:30 pm. Un vuelo de 3 h 45 min que se hacen 5 h 45 min por la diferencia horaria. Y, tarán, esperar 11 horas en el aeropuerto por la conexión. Esta vez sin nada que hacer más que estar sentada en bancas frías y duras cuidando 2 maletas. 

Tramo 2: MEX – SAL saliendo a las 10:30 am, llegando a las 12:48 pm. 

Como ya conté en el otro post, la angustia del viaje de ida fue grande, porque se retrasó 1 hora y por poco y no llego a lo que iba esa noche en el DF. 

Si lo hubiera comprado directamente yo, habría visto que en otra aerolínea había un vuelo por la mañana, que además me ofrecía el regreso directo, sin la horrible escala de toda la noche en México. Y la diferencia de tarifa eran como $100. Claro, ahora que ya lo hice sé que hubiera sido mejor, porque pasar la noche en el hotel que está en el aeropuerto de México cuesta como $125. 

Pero el vuelo de regreso no lo usé. En su lugar me tocó por la emergencia comprar otro vuelo de regreso, $200 más caro que el ida-vuelta original, ahí en el aeropuerto de LAX. No tenia disponibilidad, pero no hay dinero que valga el perderte el funeral de quien te dio la vida. No había de otra. Aun así, aprendí que me hubiera ahorrado $100 si hubiera comprado el vuelo en internet con el teléfono mientras iba de camino al aeropuerto, porque ya en el lugar las tarifas son diferentes. Ese sí, fue el vuelo directo que sale a las 11:39 todas las noches de LA y llega a El Salvador a las 6:30 am. 5 horas y fichas, agregue la diferencia horaria. Más confort, mejor comida, un avión más nuevo, sin escalas...pues eso es lo que se paga. 

Si volviera a hacer el mismo viaje con niños o enviara a mi madre de viaje, definitivamente no tomaría el vuelo con escalas, es cansadísimo. En el último tramo de la ida ya iba en modo zombie y no me dormía solo porque necesitaba el desayuo o caía desmayada ahí mismo. Y pues, si me iban a dar desayuno en el avión prefería guardar el efectivo para cualquier cosa en el lugar de destino, porque apenas iba empezando el viaje. Imagino el cansancio que hubiera sido el viaje de regreso con toda la noche despierta en el aeropuerto. 

Entonces, si piensan viajar, he aquí las recomendaciones: 

  • Háganlo ustedes mismos 
  • Coticen en todas las aerolíneas que cubran el destino al que van 
  • Si la fecha no es trascendental, prueben un dia antes o un dia después, a veces hay hasta $100 de diferencia de tarifa solo por el dia de la semana. 
  • Valoren si lo que se van a ahorrar en dinero vale la pena para hacer la escala. No está de más recordar que la parte más peligrosa de un vuelo son el despegue y el aterrizaje y a más escalas pues hay más de los dos. Aparte de la molestia de hacer el proceso de subir y bajar y el chequeo y migración y aduanas y  y  y
  • Si las escalas son largas piensen qué harán mientras esperan 
  • Siempre tengan un fondo o herramienta financiera para imprevistos...nunca sabés lo que la vida te tiene planeado para el peor momento

lunes, 20 de marzo de 2017

¿Qué es Pencho y Aída?

Siempre se me pasan los temas, así que esta vez mejor lo escribo a las ya.

De un tiempo para acá nuestros medios - impresos, radiales, televisivos - se han vuelto tan políticamente polarizados que dan pereza. No hay palabra que digan que no lleve los dados cargados, ya sea hacia la derecha o la izquierda, no se salva nada, entrevistas, programación musical, notas económicas, hasta los sociales están impregandos de una de dos: o tendencia política o división de clases. Y en esto de las “clases” ya no metería solo a lo económico, sino también a la creciente homofobia, misoginia, intolerancia religiosa y un largo etcétera. Entonces, con las cosas así, ya no halla uno qué escuchar/ver/leer en lo nacional.

Entonces...yo no me voy a autodenominar “fiel oyente” como algunos “fieles” que he leído en twitter autoproclamándose como tales...en 3 o 4 emisoras, ajá. No. Yo puedo decir abiertamente que hago zapping a toda hora porque a veces algunos temas o personajes son insufribles, hay comerciales que me caen mal o no tengo ganas de oir comerciales, o quizá quiero más de una opinión sobre algo y ya sé donde encontrar lo que en Arquitectura conocemos como “casos análogos”, o la noticia que están comentando me parece muy cruda para que la escuchen mis hijos o simple y sencillamente quiero mejor oir música.

Pero en una cosa no miento y es que desde hace ya varios años empiezo el dia sintonizando 107,7 para poner a las 6 am el programa radial Pencho y Aída.

Últimamente se han ganado varias de mis felicitaciones por tocar temas que no se oyen en otros lados, porque los otros lados tienen su “línea” bien demarcada y no, no se les permite. Entonces justo hoy por la mañana que entrevistaban a la Embajadora de Cuba en El Salvador iba pensando eso, que lo que hacen es el reflejo de la libertad de ser ellos mismos. No hay un consejo editorial sobre sus cabezas. Sí, le han - asumo yo - comprado espacio a una radio para transmitir en su frecuencia, pero lo que venden no es la línea editorial de esa radio, son sus propios nombres como marca registrada los que se hacen cargo de lo que sucede en su programa. Esués, la libertad de ser vos sin deberle a nadie. Y creo que ahí está la esencia de por qué me gustan.

No he encontrado otro lugar donde en un “condensado” de 3 horas ( 6-9 am) te den resumen de las tendencias en redes, resumen de noticias nacionales e internacionales (sin describir con lujo de detalles las escenas de crimen), te cuenten 3 chistes, deportes, rocola (diferente cada día) y una entrevista. No hay donde aburrirse. Luego hay otras 2 horas que me es difícil seguir porque ya estoy en el trabajo, pero hasta donde sé, sigue la música, hablan de cocina, llegaba un odontólogo, una nutricionista, promocionan eventos y abren espacio para cosas tan espinosas como que miembros de una organización lleguen a explicar de qué va la modificación que solicitan a la ley para dar cabida a 4 causales por las cuales se pueda interrumpir un embarazo.

Los invitados a veces quieren mencionar alguna marca, pero con miedito pregutan “¿se puede?” acostumbrados a la típica censura en los medios en los que no se puede “regalar publicidad”, pero ahí no, nada está limitado, si van a hablar bien de un producto/marca que no pauta con ellos dicen: “dele, no nos patrocina, pero quien quita y después de esto sí” y, realmente, capaz que así han conseguido un su par de patrocinios.

En otros medios, hacé chiste del Director y tenés los días contados. Ahí no solo se puede, sino que él se ríe con ellos. En otros lados la gente “detrás” de cámaras/micrófonos/redacción jamás se ve. Ahí participan todos, aunque no hablen directamente, se llevan su mención. Conocemos a la niña Vilmita que prepara el café porque de vez en cuando le preguntan cómo le va y ya la han sentado en el micrófono a que cuente sus cosas. 

Tienen tanto poder de convocatoria, que un dia de estos se les ocurrió hacer una “rocola rápida” y los oyentes les siguieron el juego al instante. Bayuncos ellos, bayunca la audiencia...a la medida.

Alguien me dijo una vez que le aburrían porque muy en chiste agarraban todo. Pero, en un país plagado de violencia, de intolerancia, de estress ¿necesitamos que nos reciten las portadas de los periódicos a buenas 6 de la mañana contando los muertos diarios mientras vamos manejando con los niños al colegio? ¿necesitamos “humor doble sentido” en horario infantil? ¿necesitamos entrevistas que parecen hechas a la medida preguntando solo lo políticamente correcto para el invitado? ¿necesitamos una franja musical rígida? Y, como gente seria y que le interesa el futuro de este país ¿queremos saltarnos los temas delicados por no herir susceptibilidades de grupos de poder? No y no, respectivamente. Por eso los escucho, porque ahí no pasa eso.

¿Qué es Pencho y Aída? 

Es la locura de que Los Ángeles Azules, Sting y Justin Bieber suenen en el mismo play list.

Es la diversión de poder hacerle preguntas difíciles de responder a un funcionario a quien en su Institución nadie se atreve a cuestionar.

Es la libertad ideológica de poner en sus micrófonos a la embajadora de USA, al de Inglaterra, al de Francia, al de Israel, a la de Cuba...y que todos se sientan como en casa.

Es mandar a varias familias al cine cada viernes, y a niños que de otro modo nunca hubieran conocido dreamland.

Es que un oyente pueda llegar a poner 5 canciones un martes y tener sus 5 minutos de fama.

Es el deber cumplido de tomar por un año el compromiso de dedicar la entrevista una vez al mes a temas relativos a la mujer...y tener mujeres trabajando en el programa.

Es recordar tu época de colegio y también informarte de lo actual

Es observar la nube del volcán todos juntos

Es tener “enviados especiales” que te tuitean fotos desde los conciertos

Es que te dejen podcast para las vacaciones...y música sin comerciales cuando se acaba el programa

Es estar inmunizado en época electoral

Es tener “referendum” de oyentes

Es que te saluden al final de un concierto, o a la salida de misa, como si fueran amigos de años

Es observar la realidad...sin perder el buen humor.

miércoles, 15 de marzo de 2017

México DF, Norman Foster, Fernando Romero y el nuevo aeropuerto

Cuando los grandes se basan en lo sencillo.

Quizá ese es el error de nuestros países subdesarrollados, intentar complicarlo todo para que parezca bueno, creer que a mayor complejidad de mejor calidad es el resultado.

Aquí les dejo un video del proyecto del nuevo aeropuerto para México DF, del Arquitecto Norman Foster en conjunto con Fernando Romero, una firma de Arquitectos mexicana.

Puntos que resaltaría:

  • Entendieron el riesgo sísmico y de suelo del lugar, lo explican tan sencillo, y lo resuelven con el concepto. Claro, habrán hecho cálculos con software sofisticado y eso, pero es como la medicina, podés tener una infinidad de medicamentos a tu disposición, pero si no sabés diagnosticar no te sirven de mucho.
  • No se quedaron en el "para mientras". En nuestros países todas las soluciones ya están atrasadas al momento de iniciar su implementación. Tanto Foster como Romero lo dicen claro: no es un aeropuerto para ahorita, es mirando al futuro. Foster incluso fantasea con los aviones del futuro, que no están tan lejos de ser ¿se acuerda cómo lucía el Concorde?  
  • Flexible. Si el futuro es cambiante ¿por qué encerrarnos en la rigidez? una estructura envolvente amplia, que pueda albergar lo que sea que se necesite con la modernidad del "después".
  • ¿Alguna vez escucharon que el arco es la estructura por excelencia? Es porque trabaja como un todo transmitiendo las fuerzas y se logran grandes luces sin apoyo intermedio - ajá, sí, esa molesta columna enmedio del salón - Entonces vienen y agarran un montón de arcos y arman una gran estructura envolvente. Mil a uno a que cualquier Ingeniero estructural del tercer mundo intenta hacerlo a base de marcos ortogonales y siembra de columnas el espacio.

Norman Foster: New International Airport for Mexico City RIBA, Nov 2015 from urbanomex on Vimeo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Ricky Martin - por qué no?

Este es un de esos post random que se me ocurren porque sí.

No es relevante, no tiene que ver con un hecho serio...nomás me gusta y ya muahahahaha.

Él, promocionando su residencia en Las Vegas

La foto de la derecha...

Y él, de lo más divertido en su show

El color blanco es bonito, les guste o no les guste...

miércoles, 8 de marzo de 2017

Un día de la mujer


Es día de la mujer y no sé qué escribir que no se haya dicho ya.

Ya creo que hace varios años entendimos que no es un día para felicitar "por ser mujer", tampoco es un pleito para que salgan con "¿por qué no hay día del hombre?", definitivamente no existe para que un almacén por departamentos se aproveche y diga "te damos descuento si compras ropa en el dia de la mujer". Es una fecha de reivindicación de tantos derechos que se tienen de manera diferente entre hombres y mujeres y que deberían ser igualitarios por la simple y sencilla razón de que ambos son seres humanos.

Entonces, dadas las circunstancias propias, en las que ya me pasaron casi todas las causales por las que se aboga este día, incluyendo haber ido a una entrevista de trabajo en la que el dueño de la empresa me haya dicho que "por principio no contrataba mujeres" y que me había llamado nomás por curiosidad de ver cómo era, hasta ser destituida de un cargo que estaba desempeñando bien en un ambiente 99% masculino (yo era el 1% femenino) simple y sencillamente porque el que pidió mi sustitución "sintió" que yo "lo miraba feo" (por si estaban con el pendiente, el fulano este terminó siendo trasladado a otro cargo en el mismo proyecto al darse cuenta sus superiores de que, en efecto, era incompetente para la posición que le habían asignado, tal como yo sospeché desde un principio), lo único que se me ocurre aportar este día es un bonito link que me llegó de Penguin Random House que nos manda - mejor que descuentos de ropa de mala calidad - una sugerencia de libros escritos por mujeres o sobre mujeres, porque ¿qué mejor que la lectura para hacernos crecer?




Si quieren ver cada uno de los libros el link es este.

Y, hablando de licuadoras, también les dejo un artículo sobre lo mal que nos va en el mundo, ganando menos y teniendo menos poder que los hombres solo porque sí.

martes, 7 de marzo de 2017

Ser o no ser un zoológico nacional

Desde que nuestro hipopótamo - es decir, el hipopótamo Gustavito que estaba en el Zoológico Nacional - falleció, he leído comentarios de todo tipo en redes sociales y escuchado en la radio quizá cientos de opiniones al respecto.

No había escrito nada porque, primero, no sé nada sobre zoológicos, y luego, no termina de estar clara la causa de su muerte como para opinar sobre ella.

Una cosa sí sé: nunca vi a Gustavito, o si lo vi no lo supe y pensé que era Alfredito (el hipopótamo anterior). Creo que la última vez que visité el zoológico fue en 2006 o 2007, en una visita del kinder.
Antes de eso, quizá fui una vez en mi vida adulta, al menos unas 3 veces en excursiones de mi escuela primaria y unas 2 o 3 me llevaron mis padres en la niñez-adolescencia.

Mi hija pequeña no lo conoce, solo escucha mis relatos de cuando yo tenía 8 años. Tampoco conoce FURESA, por si pensaban que éramos más "piqui". La verdad es que, aunque hayan puesto en un par de ocasiones las entradas en promoción, ir "hasta allá" no se le antoja a uno en un domingo cansado en el que hay que hacer otras tareas cotidianas que no se hacen durante la semana. ¿Por qué no hemos ido al zoológico nacional en los últimos 11 años? quizá la respuesta sea por dejadez, por practicidad, porque nos cuesta ir a lugares que cierran a las 4 de la tarde, porque no estamos seguros si habrá parqueo, por la seguridad...en fin.

El punto es que, a pesar que he oído a gente con pensamiento bastante cuerdo pedir a gritos que cierren el zoológico, no me parecía que fuera la solución. Es una salida muy fácil, un escapismo, es darle la espalda al problema y aceptar que no se es capaz de birndar otras soluciones.

Encontré este artículo de opinión de un antropólogo local quien es de la opinión de que no se debe cerrar el zoológico. Se los dejo para que se hagan sus propias conclusiones del tema.

http://losblogs.elfaro.net/cosmica/2017/03/por-que-no-es-buena-idea-cerrar-el-zoologico-de-el-salvador.html#

martes, 28 de febrero de 2017

Zapatos personalizados

Bueno, tengo 10 entradas sobre zapatos...qué más da una más je je.

Sí, sigo suscrita a los correos de Jimmy Choo, aunque sea verlos, ya que no puedo tenerlos y si los tuviera igual no pudiera usarlos, ahora ya no solo me duele la espalda, sino también la rodilla...vamos añejándonos un poco cada día.

El correo de hoy traía la opción de "personaliza tu zapato" ¿quién puede resistirse a eso?
Estos serían los míos (si tiene a bien enviar los $750 avise, para darle el número de cuenta)




viernes, 24 de febrero de 2017

Sabina - Cerrado por derribo

Cuando al punto final de los finales no le siguen dos puntos suspensivos...


Cerrado por derribo
Joaquín Sabina
1999

Este bálsamo no cura cicatrices,
Esta rumbita no sabe enamorar,
Este rosario de cuentas infelices
Calla más de lo que dice
Pero dice la verdad.
Este almacén de sábanas que no arden,
Este teléfono sin contestador,
La llamaré mañana, hoy se me hizo tarde,
Esta forma tan cobarde
De no decirnos que no.
Este contigo, este sin ti tan amargo,
Este reloj de arena del arenal,
Esta huelga de besos, este letargo,
Estos pantalones largos
Para el viejo peter pan.
Esta cómoda sin braguitas de zara,
El tour del soho desde un rojo autobús,
Estos ojos que no miden ni comparan
Ni se olvidan de tu cara
Ni se acuerdan de tu cruz.
No abuses de mi inspiración,
No acuses a mi corazón
Tan maltrecho y ajado
Que está cerrado por derribo.
Por las arrugas de mi voz
Se filtra la desolación
De saber que estos son
Los últimos versos que te escribo,
Para decir condios a los dos nos sobran los motivos.
Esta paya tan lejos de su gitano,
Este penal del puerto sin vis a vis,
Esta guerra civil, este mano a mano,
Estos moros y cristianos,
Este muro de berlín.
Este virus que no muere ni nos mata,
Esta amnesia en el cielo del paladar,
La limusina del polvo por manhattan,
El invierno en mar del plata,
Los versos del capitán.
Este hacerse mayor sin delicadeza,
Esta espalda mojada de moscatel,
Este valle de fábricas de tristeza,
Esta espuma de certeza,
Esta colmena sin miel.
Este borrón de sangre y de tinta china,
Este baño sin rimmel ni nembutal,
Estos huesos que vuelven de la oficina,
Dentro de una gabardina
Con manchas de soledad.
No abuses de mi inspiración,
No acuses a mi corazón
Tan maltrecho y ajado
Que está cerrado por derribo.
Por las arrugas de mi voz
Se filtra la desolación
De saber que estos son
Los últimos versos que te escribo,
Para decir condios a los dos nos sobran los motivos.

Por mucho, el mejor disco de Sabina..al menos hasta que Lo Niego Todo no demuestre lo contrario.

jueves, 23 de febrero de 2017

Joaquín Sabina - En carne viva

Hace poco terminé de leer un libro y empecé otro, por lo que vine a actualizar lo que puede ver aquí a la derecha --------------------------> ajá, sí, la lista de "los libros que he leído últimamente" un "últimamente" que inicia en 1900 y algo, pero bueno, son los que recuerdo.

El punto es que se me hizo raro que había un hueco en 2016, como si no hubiera leído nada, y eso no era posible. Estoy mal de la memoria desde hace mucho, olvido cosas, nombres, personas, hechos, fechas, de todo, y no podía acordarme qué había llenado la lectura de 2016.

De pronto, en la cola esta de conciertos que se vienen y no voy a ir porque no alcanza $$ para ir a todo lo que uno quisiera, resulta que del dúo de Enemigos Íntimos que hicieron Física y Química, es decir, Joaquín Sabina y Fito Páez, vienen ambos dos en este año, casi con un mes de diferencia, y me tocó elegir uno. Así que me quedo con Sabina, a quien veré por 3a vez, aunque a Páez no lo haya visto nunca. Cuestión de amores.

En eso estaba cuando me acordé qué estuve haciendo en 2016:


Fueron 400 y algo de páginas en versión pasta dura riquísimas que transcurrieron por todos los temas imaginables en la vida de Sabina, incluso, claro, su relación amor-odio con Fito Páez, a quien por cierto nunca llamó por su nombre en el libro. El formato es de entrevista, una plática en la que Javier Menéndez Flores le hace preguntas y él contesta y si le da por donde sigue escarbando el tema.

Es tan bonito leer libros de artistas, ahí se les conoce más como el ser humano que como el que se para en el escenario. Me pasó con YO de Ricky Martin, y uno termina sintiendo que ha estado en la sala de su casa platicando con ellos. Quizá de este tipo de libros siente uno más el vacío cuando se acaban, porque quisiera seguir conociendo, repreguntar, actualizarse al tiempo presente y que le sigan contando qué ha pasado desde entonces hasta hoy.

Altamente recomendado. No sé si lo venden aquí, a mí me lo prestaron y por supuesto ya lo devolví, casi intacto...siento que el forro se astilló de una orillita por los meses que anduvo en el carro de arriba a abajo esperando unos minutos disponibles, en cualquier lado, para poder seguir.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Disentir

Sí, yo disiento. Mucho. Muy seguido. Con mucha gente.

Soy un ente raro en esta tierra, que cree en que la presunción de inocencia, en que te dicen la verdad, en decir la verdad, en presentar hechos tal cual son para poder formar opinión.

Entre mis amigos está circulando en redes sociales una recopilación de documentos de hace 25 años, relativos a alguien que falleció por esas fechas. Alguien de derecha.

Yo soy abiertamente de pensamiento de izquierda, entendiendo la izquierda como la opción por los pobres que mencionan los Jesuitas, como el beneficio de las grandes mayorías y no de unas pocas minorías, como la justicia social, como la igualdad y como tantas otras cosas bonitas que vienen por añadidura. Y no, no soy militante del FMLN ni me siento orgullosa por su accionar como partido político. Lo que sí, es que me indigna cuando la gente, que se dice de derecha, critica por criticar, sin proponer nada, sin decir cómo harían ellos mejor las cosas. Por eso si vieran mi time line en twitter encontrarían muchas veces tuits como este: “ya no me aguanto porque llegue 2019 y le regrese el poder a la derecha, porque sus tuiteros tienen desde ya la solución a todos nuestros problemas”. Y eso, obviamente, es dicho desde la más linda de las ironías, ya que los dichosos tuiteros lo que menos hacen es proponer, pero están absolutamente seguros de que “nos vamos a componer” cuando su partido regrese al poder. Y bueno, si esa fuera de verdad la solución para todos los males que aquejan a este país y sus habitantes, pues que regresen...pero dudo mucho que el cambio de gobernantes nos vaya a sacar de algo, más que de nuestras casillas.

Entonces, hay gente que se dice de izquierda y que se refiere a la gente de derecha con palabras como “asco”, una palabra que no interiorizo para ese contexto, quizá por eso yo no les entiendo sus planteamientos, o mejor dicho, me parece que su forma de plantear los hechos no abona mucho a que las nuevas generaciones, esas que no traen tatuado en su corazón y pensamientos las luchas que valen la pena, entiendan bien por qué algo fue malo y no hay que repetirlo.

Mucho se dice en psicología, o más bien se lo dicen a uno los psiquiatras y psicólogos, que uno tiene que aprender a aislar los hechos de las personas y tratar objetivamente hechos y no emociones. Yo sé que las redes sociales son para poner lo que a uno le dé la gana, que nadie es más que otro para censurar, pero quizá los que hacen uso de una posición institucional – por el hecho de obtener la información a través de su trabajo en una institución y ser reconocido como trabajador de dicha institución, aunque no lo mencione en sus redes – deberían, creo yo, ser más imparciales al presentar los hechos, especialmente si gozan de muchos seguidores. Eso es, claro, partiendo de la premisa de que quieren dar un aporte a esta sociedad polarizada, dividida, conflictuada, tan llena de odio y resentimiento. Porque claro, seguir echando leña al fuego podemos todos, sin necesidad de títulos académicos en cualquier rama de las Ciencias Sociales y Humanísticas.

Es bien raro el sentimiento. Porque sí, la persona referida no fue lo que podríamos llamar “buena persona” mientras vivió, pero no veo cómo reirnos de sus esquelas mortuorias apoye a que la gente entienda que hizo cosas que contribuyeron de destrozar a este país y sus habitantes.

Quizá solo estoy sensible porque mi padre murió y no me hace mucha gracia burlarse de la muerte, de quien sea, buena o mala persona.

martes, 14 de febrero de 2017

La Champions tan tan tan - L'amour PSG

Ya se me había olvidado que hoy volvía la Champions League en su versión octavos de final.

Llegamos a casa justo al minuto 2 del partido PSG - Barcelona y después de ver los comentarios del partido creo que después de todo sí entiendo de futbol, porque los 4 primeros minutos que vi me pareció que el PSG anuló al Barcelona y prácticamente solo Tersteguen se estaba divirtiendo, el otro portero seguro alcanzó a tejer un suéter y bufanda del aburrimiento.

Solo pude ver el gol 1 de Di María, el único del primer tiempo, y como 5 intentos fallidos, todos del PSG.

Al media tarde me acordé y quise saber el marcador final...sorpresa

Esto es lo que mi bisabuela hubiera llamado una gran tastaseada...

Quizá al PSG eterno semifinalista le hacía daño Ibra, se creía tanto que quizá el resto del equipo se opacaba. No recuerdo haber visto a David Luiz, ah, es que es defensa y casi solo enfocaban a los delanteros =)

No, por enésima vez no se confunda. No le voy al Real Madrid y por añadidura Anti Barcelona. No. Simplemente me simpatiza el PSG. Au revoir.

En el otro lado, se suponía que el Benfica era de los "fáciles", pero el Dormunt abejita que en la Bundesliga va persiguiendo al Bayern un día sí y el otro también, no pudo. Quizá eso sea también dormirse en sus laureles.


Este está más fácil de remontar, porque si el Dormunt hace 2 en su casa y no le anotan, pasa.

El otro está negro para el Barcelona. Tendría que evitar a toda costa que el PSG le haga un gol en su casa y además anotar 5 para pasar.

Ahí siga la historia el 8 de marzo.

Para mientras, los partidos de mañana

Real Madrid - Nápoli
Bayern - Arsenal

_______________________________________________________________________

Sentí la necesidad imperiosa de venir a actualizar esto, aunque no vi el partido
Bayern 5 - Arsenal 1



viernes, 10 de febrero de 2017

Música random

Llevo días con esta canción en la cabeza. Uno de ellos, iba manejando con ganas de oírla y cambié de emisora a la Corazón 97.3 fm, mi locutora favorita Cecilia Ramos estaba hablando y cuando terminó, zaz, sonó la canción. ¿?

Es de esas que puedo oír diez veces seguidas.

Lo que no logro descifrar es si me la deberían dedicar o debería dedicarla yo. A saber veá.
¿vos que decís?

https://www.youtube.com/watch?v=SetkELTPoig

A quien tú decisite amar - Sandoval 


martes, 24 de enero de 2017

La Paz


En estos días han estado de moda los Acuerdos de Paz.

25 años después mucha gente se pregunta si sirvieron de algo, muchos critican, muchos se quejan.

Me da la impresión de que los que se quejan de la conmemoración y los que piensan que no sirvieron para nada, en principio son merecedores de la tan famosa justificación "no habían nacido" y también les falta un poco de lo segundo, es decir, pensar.

Del colegio dejaron de tarea que los niños - evidentemente nacidos todos en tiempos de paz - llevaran frases relativas a los Acuerdos de Paz. El único requisito era que fueran frases dichas en 2017, es decir, a los 25 años del suceso.

Aquí les dejo la recopilación del peque, quien las escogió sin ninguna influencia mía, pero sobra decir que estoy orgullosa de su selección. 

Había que citar la fuente. 

Esta son de una entrevista a Salvador Samayoa en un periódico.
  • Definitivamente no tener una situación de guerra, de amenazas terroristas o cualquier otra forma de violencia política es una inmensa bendición. Por eso conmemoramos y celebramos el XXV aniversario de nuestro Acuerdo de Paz. 
  • Los que no valoran la paz como fin de la guerra que vean el inmenso sufrimiento de millones en Irak, Afganistán, Ucrania. 
  • A la luz de este reconocimiento, hacemos votos para que el XXV Aniversario de la Paz nos obligue a reflexionar como nación y a recuperar el espíritu de aquella histórica negociación. 
  • Si vivir en paz -en esta paz que "solo" es ausencia de guerra y de violencia política- no es importante, habría que preguntar si están de acuerdo con semejante ligereza a los pueblos que en los últimos 25 años, mientras nosotros vivíamos en paz, sufrieron la continuación interminable de sus conflictos internos o el estallido de guerras terribles 
  • El enfrentamiento armado interno, igual que los conflictos internacionales, termina otorgando poderes extraordinarios a los gobiernos, incentivando la prepotencia de los ejércitos enfrentados, esgrimiendo razones de Estado para justificar toda suerte de excesos, abusos y violaciones a los derechos humanos
Estas son de Mariana Belloso, de su columna dominical en La Prensa Gráfica.

  • ¿Hay paz en El Salvador? La respuesta depende de a quién se le haga la pregunta. Si me pregunta a mí, los Acuerdos de Paz sí han sido un gran paso, uno enorme, importantísimo, pero la firma de un documento no iba a garantizarnos tener, de un día para otro, el país ideal. 
  • La firma de ese documento determinó las condiciones del cese al fuego, de la desarticulación de los cuerpos de seguridad, de cómo la hasta entonces guerrilla se integraría a la vida política. No pretendía ser, y por supuesto no lo fue, una fórmula mágica para que desaparecieran los problemas
Aquí les queda otra entrevista de Salvador Samayoa en Pencho y Aída
Ellos se dedicaron toda la semana a hacer entrevistas a diferentes actores, aquí se los dejo:
Rodrigo Ávila, ex Director de la PNC
Representantes de los ex-combatientes de uno y otro bando.

Se da cuenta? Hasta los niños lo entienden.

 

miércoles, 18 de enero de 2017

One World Tour vente pa'cá...o yo pa'llá

Ricky Martin se presentó por última vez en El Salvador en 2005 en el tour Black & White.

En 2011 hubo gira, pero solo llegó a Costa Rica, aquí cancelaron el concierto. No me consta, pero me atrevería a decir que algo tuvo que ver en la mente del empresario que lo trae, el hecho de que recientemente había hecho pública su orientación y quizá pensó que la censura y la “moral” le podrían boicotear el negocio.

En 2015 inició el One World Tour, con el que le dio la vuelta al mundo, fue a USA, México y Sudamérica...y por estos lados, nada.


En 2016 siguió el tour y aunque empezó en Europa, se incluyeron más fechas en latinoamérica...y de El Salvador, nada.

A medio 2016 se anunciaron las últimas fechas.

Hasta septiembre estaría en el viejo mundo, en octubre se trasladaría a latinoamérica

27/10/2016 – Santiago de Chile – Movistar Arena (Tickets a la venta: 5/8)

29/10/2016 – Buenos Aires (BA), Argentina (Próximamente a la venta)

01/11/2016 – Azul (BA), Argentina (Próximamente a la venta)

02/11/2016 – Rosario (SF), Argentina (Próximamente a la venta)

03/11/2016 – Córdoba (CBA), Argentina (Próximamente a la venta)

05/11/2016 – Santa Cruz, Bolivia (Próximamente a la venta)

06/11/2016 – La Paz, Bolivia (Próximamente a la venta)

11/11/2016 – Mérida, México – Coliseo Yucatán (Tickets a la venta: 8/8)

13/11/2016 – Cancún, México – Estadio Andrés Quintana Roo (Tickets a la venta: 8/8)

15/11/2016 – San José, Costa Rica – Estadio Nacional (Tickets a la venta 25/8)

17/11/2016 – Panamá – Centro de Convenciones Amador (Tickets a la venta: 1/9)

19/11/2016 – Cuernavaca, México – Jardines de México (Tickets a la venta: 8/8)

20/11/2016 – Acapulco, México – Forum Mundo Imperial (Tickets a la venta: 8/8)

22/11/2016 – Monterrey, México – Arena Monterrey (Tickets a la venta: 8/8)

23/11/2016 – Guadalajara, México – Auditorio Telmex (Tickets a la venta: 8/8)

25/11/2016 – CDMX, México – Auditorio Nacional (Tickets a la venta: 15/8)

27/11/2016 – Puebla, México – Acrópolis Puebla (Tickets a la venta: 8/8)

07/12/2016 – Torreón, México – Coliseo Centenario (Tickets a la venta: 8/8)

En 40 segundos uno se enamora y dice ¿por qué no?

ONE WORLD TOUR - ARGENTINA, ROSARIO - 6,7/3/2016 from RickyMartin Webteam on Vimeo.

No conté directamente, pero allá por julio del año pasado empecé una asignación laboral que literalmente me estaba consumiendo, el stress era insoportable e incluso estaba afectando mi salud. Hacía 12 años de mis últimas vacaciones de verdad y de pronto consideré seriamente la idea. 

Bien dicen que el principal obstáculo para hacer algo es el miedo, ya que siempre me puse de excusa que no podía ir a ningún lado porque no me iban a dar permiso de ausentarme en el trabajo, pero la verdad es que nunca había preguntado, solo asumí de entrada que la respuesta sería no.

Entonces…

En agosto me di cuenta de la noticia de los últimos conciertos y no vi El Salvador. 
Preguntando aquí y allá llegué a contactar al empresario que trae los shows más grandes a este país y me confirmó que no, que no lo traería “porque no llena estadios”. Ajá, dije para mis adentros, seguro no le ha seguido la trayectoria al millón de personas que hasta ese momento habían visto el show alrededor del mundo...o de plano sus estudios de mercado le dijeron que la mojigatez de nuestra sociedad no le llenaría el estadio. El punto es que no, cero posibilidades de verlo aquí, a menor costo y sin tanto ajolote.

¿Y ahora?…

Las redes sociales va, contacté a una amiga que está muy metida en los clubs Juntos por un Sentimiento JPUS, que son los clubes oficiales de Ricky actualmente y están enterados de los movimientos del artista a través de su team. Ella me contactó con las representantes de Costa Rica y Panamá, los únicos sitios de Centroamérica en la lista y los únicos factibles, pensaba yo, por aquello de los boletos aéreos. 

La cosa es que en Panamá no me daban info sobre dónde venderían las entradas y su costo y en Costa Rica todo parecía indicar que no se iba a dar el concierto por razones imputables al empresario. 

Casi descartando Costa Rica empecé a cotizar boleto a Panamá, ya que ya una vez fui por tierra hasta ahí y realmente vale la pena pagar el vuelo. No entiendo por qué, quizá porque el bendito aeropuerto es HUB de Copa y de paso centro de conexiones para un montón de destinos al Caribe y Europa, además de casi parada obligatoria en conexión a Sudamérica desde aquí, pero era demasiado caro para mis expectativas. Revisé una y otra vez la lista, y realmente el resto de lugares eran inaccesibles por la misma razón: el boleto aéreo. 

De pronto me llegaron avisos de esos de publicidad con ofertas de boletos a Los Ángeles vía Aeroméxico y no estaban tan mal. Es decir, por más o menos $200 adicionales de lo que costaba ir de manera económica a México, podía llegar hasta LA. Jamás en la vida iba a encontrar un boleto a LA en $200. Fue ahí cuando se me encendió la cosquillita del DF y el arriba auditorio y todo eso. Haciendo una escala algo risible, casi como de saltamontes, podía hacer ambas cosas por el mismo precio: ir a LA en Aeroméxico y aprovechar la escala en el DF para ir al concierto.


Lo malo es que a esas alturas era fin de agosto, la venta de boletos había empezado desde el 15 y de seguro ya no habían de los mejores lugares. También no había descartado del todo Panamá, porque en total era un costo menor – pensaba yo - , pero sobre todo, aun no sabía si en el trabajo me darían permiso de ausentarme y era demasiado riesgo financiero comprar para que luego me dijeran que no. 

Ir a Panamá significaba un viaje de 2 días, pero se fue descartando al darme cuenta que las entradas para el concierto ahí rondaban los $350. Ingenua yo, como aquí la más cara ronda los $115.
Súmele pasaje, hotel, traslados...nop. 

Con Panamá casi descartado y como primero lo primero, me animé a preguntar si podía ausentarme del trabajo una semana, a lo que mágicamente dijeron que sí. 

Confirmé en Costa Rica y la cosa seguía igual, lo más probable era que la fecha de San José se cancelara.

Vámonos para el DF pues. Me dispuse a comprar la entrada al concierto. La venta VIP (gris, frente al escenario) había sido a mediados de agosto, agotada. La sección 101 (amarillo), detrás de la VIP, agotada. 


Toda la sección del centro, Preferente A o sección 104 según el mapa (amarillo), ya estaba full vendida, había lugar hasta la fila Q...tomando en cuenta que aquí he ido a conciertos en fila 12 y se ve regular, fila 18 en un auditorio tan grande me ponía a pensar que sería mucha inversión para estar tan lejos. 

Esta imagen es de otro evento, pero la lógica es que los grises están vendidos y los azules diponibles. Ahí se señala la fila Q que para cuando revisé a fin de agosto era el lugar más cercano disponible en la sección 104.

Luego exploré la sección “de lado” preferente C o sección 105. Ahí había fila I, que pensé era el equivalente a estar en fila 9...sonaba bien, pero ¿de lado? ¿qué tanta visibilidad tenía?. 
La flechita del cuadro de texto señala el I-10, lo más cerca disponible en la sección 105

En nuestra Feria Internacional o CIFCO como le llaman hoy, las entradas VIP de lado no tienen chiste, valen lo mismo que las del centro y no se ve bien, especialmente porque las torres que sostienen las luces del escenario – improvisado porque es un anfiteatro y no tiene luces fijas – no dejan ver bien. Además que CIFCO fue pensado para que el espectáculo estuviera donde ponen las sillas VIP, por eso las graderías están alrededor de eso. 

¿Qué hacer? ¿Dónde elegir? La angustia era grande porque cada vez que volvía a entrar a la página más asientos habían desaparecido. De pronto una amiga me iluminó “¿ya viste fotos del Auditorio por dentro?” pues no, no se me había ocurrido. 
Técnicamente, se veía todo el escenario, incluso desde arriba al costado.
Ahí se me despejó la duda, al parecer el recinto está bien diseñado y ya sea de frente o de costado la visibilidad es buena. Así que, decisión tomada, sería en al sección 105, que de paso era más barata que la sección 104 y más cerca. 

Listo, entrada adquirida, con opción de envío por correo para imprimir.

Ahora, el vuelo...



martes, 10 de enero de 2017

Día 1 - tramo 1 - Ahi te voy MEX


Todo comenzó en el AIES (Aeropuerto Internacional de El Salvador) un viernes a las 11 am. El vuelo estaba supuesto a salir a las 13:48, por lo que las 11 estaba bien para el típico “llegue 3 horas antes al aeropuerto”. Todo parecía bien, quizá hasta llegué muy temprano, porque no había ni cola en la aerolínea.

Espera relajada

Divagué matando el tiempo entre las tiendas y las salas de espera y me di cuenta que las cosas, al menos la comida, son el doble de caras en los aeropuertos. Fue así como almorcé por casi $8 el mismo combo que afuera me cuesta $4.50. Pero bueno, supongo que había que almorzar pues “quizá ni vas a cenar” me dijo una amiga...y tuvo razón.

De acuerdo al pase de abordar, la hora para el inicio del abordaje eran las 13:03 – o sea que en 45 min planeaban tener a toda la gente y equipaje arriba y estar listos para despegar – lo cual hubiera sido ideal porque debía estar en mi destino final para esa noche a las 20 horas (8 pm pues), y tomando el tiempo de vuelo, la salida del aeropuerto de destino, el tráfico de la ciudad de destino, llegaba.

Algo me pareció raro desde que a las 12:30 que me senté en la tal sala de espera me di cuenta que no había avión al otro lado del vidrio. Luego, en las pantallas del sistema de información de vuelos aparecía chiquitito una palabra alarmante: delayed (retrasado).

Luego hicieron el anuncio oficial: el vuelo estaba retrasado. La razón no era muy graciosa: no había avión. Resulta que la aerolínea utiliza el mismo avión que viene para el vuelo que va, y como el que viene estaba retrasado, pues por lógica el que va, también.

Siga esperando, no hay más que hacer

Allá tipo 2 y algo de la tarde, allá en el fondo estaba el dichoso avión, al parecer esperando que le dijeran al piloto a dónde se tenía que estacionar.

En términos aeronáuticos, el avión estaba "taxeando". Waitin for...y con la gente del vuelo 628 adentro sin poder bajarse LOL

El chiste fue que, después del trajín del punto de inspección y chequeo manual del equipaje y el detector de metales y eso, dicen: “Este vuelo se cambiará a la sala de espera 12 por motivos de mantenimiento”. Y ahí fuimos todos, a revolvernos con los pasajeros de otros vuelos en el pasillo, para trasladarnos varias salas de espera más adelante. Al traste con la tal seguridad aeroportuaria.

Despídase de esta sala, total no abordará por aquí. Sigan bailando, hagan la clave

La gente ya estaba algo desesperada...yo estaba desesperada!!! Llevábamos casi 2 horas de retraso, lo que estaba consumiendo mi tiempo de holgura.
Finalmente al fin, ya todos sentaditos, el avión despegó. 
No sé si ya lo había mencionado antes, pe-ro-me-da-pá-ni-co-vo-lar especialmente el despegue y el aterrizaje, por esa sensación en la panza igual a la de la montaña rusa, y la turbulencia ni se diga. 
Desde que me senté me sacó conversación una señora de edad para ser mi mamá, muy agradable. Le conté que me daba miedo y la muy linda siguió conversando hasta que alcanzamos los dichosos 3,000 pies en el que el piloto dice algo ininteligible a la tripulación, las cortinas con primera clase se cierran y los sobrecargo comienzan a caminar por el avión.


Bien quietecita por el miedo y por la falta de espacio también. Una de las ironías de mi fobia es que, a pesar que me da miedo, siempre prefiero ventana porque me gusta ver para afuera...vaya a ud a saber qué ondas con mi sistema neurológico.

Un nuberío maravilloso durante todo el trayecto





El vuelo estaba supuesto a durar 2:30 horas, así que tipo a la mitad aparecieron con el fantástico almuerzo

Como dato curioso, el sneeker se derritió lindo en la cartera...y recuperó su consistencia en el frío posterior

Nubes y más nubes



Por un rato me dormí y cuando abrí los ojos parecía que estábamos llegando a destino. La señora del al lado me dijo: “hace rato bien bonito se vio el volcán nevado, el señor de la otra ventana le tomó fotos, yo no la desperté porque no sabía si solo a las nubes le toma fotos ud”. 

Desde ahí y al ver la hora la señora entró en desesperación, pues eran más de las 5 de la tarde y ella tenía conexión a las 5:30. Difícil llegar a tiempo.





Yo ya sabía, porque una amiga me había contado, que el vuelo no iba a llegar a puente, sino a una conexión remota, o lo que es lo mismo, que nos iban a bajar por una escalerita a la pista y tendríamos que abordar un autobús que nos llevaría al edificio. Traduzca eso en que sería más tiempo del normal. Pobre señora. Ella no sabía, pero le conté para que estuviera psicológicamente preparada. Eso y que se apurara a salir, ya que haciendo cuentas simples, en un E-190 caben 103 pasajeros cuando lleva clase ejecutiva – y este llevaba – y en un bus caben como 60 personas sentadas, la lógica indicaba que no todos cabrían en el primer bus.

Ahi en el 8A y 8B le íbamos la señora y yo, no respectivamente. Eso explica por qué el ala es gran protagonista de varias de mis fotos tomadas desde la ventana atrás de mi asiento.

Y así fue, la señora salió disparada de su asiento. Digamos que me le pegué para seguirla y medio orientarla, no sé, me sentía como con responsabilidad de hija. El tal bus se tardó una eternidad en llegar al edificio y por alguna razón inexplicable estaba parado frente a él, pero no abría la puerta para que pudiéramos bajar. 

Al fin abrió y la señora atravesó la multitud para bajar primera. Ya adentro, un pasajero oriundo del país en cuestión indicó: “nacionales aquí, extranjeros aquella fila”. Y corrimos a “aquella fija” del área de migración. Al parecer ahora cuando ud hace conexión y toca tierra en un país que no es su destino final, igual tiene que hacer migración, recoger su equipaje y pasar por aduana, antes de ir a la otra sala de espera. 

La señora literalmente se saltó la cola y fue la primera en pasar, ante los ojos atónitos de los demás, pero en realidad nadie protestó ni hizo nada por detenerla. Yo agarré espacio como en la tercera vuelta del “gusanito” que se hace de fila y me pareció exagerado lo que me habían contado de 2 horas para poder salir del aeropuerto. Mi opinión cambió cuando bajaron a incorporarse a la fila los pasajeros de otros vuelos – justo cuando estábamos en el bus vi otro E-190 estacionarse en el puente en el nivel 2 del edificio sobre nosotros – en un pestañeo había como 30 vueltas de la filla full de gente. Claro, agarrar el final de esa cola sí es para morir ahí en el intento. 

¿Ya le dije que el aeropuerto era México? No va, pero ud lo dedujo cuando mencioné que el vuelo duraba 2:30 y vio el empaque de la comida, diga que sí. Además si tiene buen ojo, en la foto del avión taxeando se ve el logo de Aeroméxico.

Para mi gusto personal arquitectónico y como pasajero, el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, o al menos su Terminal 2 que es la que pude ver, está muy mal señalizado y la gente no ayuda mucho. Al salir de migración un pasajero novato no sabe para dónde agarrar. Yo sabía que tenía que ir por la maleta, pero que recuerde, en la aerolínea no lo dijeron. Me pregunto cómo le habrá ido a la otra gente en conexiones. Sale uno de migración y hay dos puertas, agarra la que dice “vuelos provenientes de Centro y sur América” y resulta que no es ahí, mñe, es la otra puerta, porque solo un lado de las bandas de equipaje está funcionando...genios. 

Antes de la maleta me encontré con un quiosquito que decía “centro de conexiones” y ahí estaba la señora, totalmente desconsolada: había perdido la conexión. Yo ya iba sobre la hora, eran las 6 de la tarde, tenía 2 horas para llegar a donde iba, tráfico de viernes por la noche en el DF...angustia. Pero puesí, qué le va a hacer uno con el instinto de hija. Se suponía que el celular que llevaba tenía datos activos en México, así que lo encendí e intenté que la señora se comunicara con sus hijos, especialmente el que iba a estar esperándola en Canadá, para donde ella iba. Los datos no agarraban, probé una, dos, tres veces reiniciar el teléfono y nada. Apunté los números, pero no se pudo hacer la conexión. Dejé a la señora y le prometí regresar, solo iba a ir por la maleta. 

Llego al área de reclamo de equipaje, dos bandas funcionando, pero nadie de los ahí presentes parecía conocido de los que venía en el vuelo y después de observar un rato el carrusel pues no, mi maleta no estaba ahí. Le pregunté a un empleado y no tenía ni idea. Luego vi uno de esos con chaleco anaranjado, de los que andan en pista, y pues la gente de acción es la que sabe. Él me dijo en qué carrusel estaba el equipaje de mi vuelo. 

Ya con la maleta regresé donde la señora, pero ya no la encontré. Quizá la llevaron al hotel de parte de la aerolínea. Intenté igual mandar los mensajes a los hijos y al parecer esta vez sí se hizo conexión. Me fui a aduana para intentar salir de ahí a tomar un taxi. Llego a una fila vacía y una señora de mala cara me pregunta “¿de dónde viene su vuelo?” y luego con su cara más plana que pudo me dijo que no, que esa fila era solo para vuelos que venían de USA, allá por ese lado, me indicó. “Ese lado” era una cosa sumamente vaga, que incluía regresar por donde había venido y donde no había visto ningún rótulo de aduana. En fin, caminé siguiendo a la gente, porque resulta que todos nos equivocamos de fila. 

En una puerta miniatura para la magnitud del aeorpuerto iniciaba la cola. Otra vez tuve suerte, habrían unas 50 personas en la fila, y en lo que volví a ver ya se había llenado con unas 150 atrás de mí. 

El proceso no fue tan lento, pero mi suerte panda hizo que me saliera botón rojo en el semáforo, lo que significó que abrieran las maletas y revisaran todo. Para colmo el Sr de aduana no me dijo que no había cerrado una de las maletas y cuando la bajé de la mesa todo se cayó. 

Cuando al fin logré salir del aeropuerto eran las 7 de la noche. Stress. Angustia. Indecisión. 

¿Tomar un taxi del aeropuerto? ¿Seguir con el plan de usar Uber? 

Había visto docenas de reseñas, en muchas de ellas la gente decía que los taxis del aeropuerto eran caros, los conductores pesados y las rutas no muy apropiadas. También había gente que decía que lo más seguro era tomar un taxi del aeropuerto. 

De Uber me habían hablado una amiga que fue a Europa y otra persona que vive en el DF. Ambas decían que era bueno y seguro y sobre todo más barato que cualquier taxi. También había cotizado con la agencia de viajes y el costo era risible, por lo exorbitante. 

Me paré justo después de la puerta de salida de la terminal para ver dónde estaba, pues una de las indicaciones recurrentes era marcar bien en qué lugar quería que me recogieran, para evitar retrasos. El problema fue que al parecer me paré justo al lado del basurero donde la humanidad entera botaba las colillas de cigarro. Casi me da un ataque de asfixia por la alergia. Tosía y tosía y no hallaba para donde moverme, por donde veía había gente fumando. 

Finalmente pude usar la aplicación y la cosa decía que en 5 min vendría el taxi. 

Esperar. 

Como nunca la había usado no sabía reconocer que el puntito que se movía en círculos era el Uber. Pasaban los minutos. Al fin a las 7:15 un señor salió de un vehículo y gritó mi nombre. 

Con todo el miedo del mundo de alguien que va del país de los nojecuántos muertos diarios hacia la ciudad más poblada de la región y con una historia criminal bastante abundante, subí al Uber. 

Todo parecía ir bien, había tráfico, se movía a vuelta de rueda. Al cabo de unos 10 minutos miré a mi alrededor y casi me desmayo: todavía no habíamos salido del aeropuerto. Mi angustia y estrés crecían. 

De pronto el tráfico comenzó a desaparecer y ya con vía libre avanzábamos más rápido, hasta que pude ver el tan anhelado Paseo de la Reforma.

El pequeño detalle era que aun tenía 2 maletas conmigo, mismas que debía dejar en el alojamiento antes de ir al Auditorio Nacional. (Sí, ya sé, este post debió ir antes de este otro, pero aquél era más rápido de escribir).

El alojamiento fue otra aventura. ¿Un hotel de $125 frente al Auditorio Nacional para un par de horas? O Airbnb. El hotel me garantizaba que no necesitaría transporte después del concierto, pero aun sonaba un precio demasiado alto. El costo/beneficio aun no me quedaba claro. 


De Airbnb me había hablado la misma amiga que fue a Europa, de hecho ella hizo así todo su viaje. Con todo el miedo del mundo tomé esa opción, por $54, una habitación dentro de un apartamento a 5 minutos del Auditorio Nacional. 


Entonces, el Uber me llevó al alojamiento y le pedí que me esperara...eran las 8:15. Angustia. Habiendo comprado los boletos por internet, la web decía que tenía que pasar por taquilla a validarlo y que se permitía la entrada máximo 15 minutos después de iniciado, es decir, 8:45 pm. 

Para mi suerte torcida, la habitación estaba en un tercer piso de un edificio al que la semana anterior se le había arruinado el elevador, por lo que tuve que subir con 2 maletas 3 pisos por una escalera de caracol en la que a penas y cabía mi pie. 

Llegué, saludé a la anfitriona, obtuve la llave, tomé un vaso de agua y corrí de vuelta al Uber. 

En 5 min estábamos frente al Auditorio...del otro lado de la calle. El conductor aclaró que no podía atravesarse porque le pondrían una multa, así que habría que rodear la manzana y llegar por el lado correcto. Todo hubiera sido fácil, de no ser porque había un tráfico de viernes por la noche en Polanco, la zona más piqui del DF, plagada de restaurantes, bares y, tráfico. Con resignación de quien no puede hacer nada veía avanzar el reloj mientras nos movíamos a paso de tortuga. 

En la calle la gente iba con suéter, bufanda, botas a la rodilla, chaquetas gruesas...yo adentro del taxi no podía percibir si hacía frío o no. La navidad a un mes y en las calles ventas de piñatas, de esas típicas mexicanas de varias puntas para las posadas, adornos navideños, chucherías típicas. Habría sido lindo caminar por ahí, pero todo lo que quería era llegar a tiempo. 

Antes de ir había hecho varios recorridos virtuales en el google maps y no me atrevía a irme caminando, solo por el hecho de que era de noche.

Entre una multitud considerable – recordemos que al Auditorio le caben 13,000 gentes – bajé del taxi en la acera y casi corrí. Subí las gradas en total desorientación, buscando las taquillas, demasiado escondidas si me preguntan. 


Resulta que no, que no tenía que validar el boleto, que con el papel que llevaba impreso era suficiente. 

A hacer fila...10 filas diferentes, todas igual de largas. 



Pregunté y me dijeron que cualquier fila era igual. Los de las puertas gritaban “damas con los bolsos abiertos”, para agilizar el paso. Como ya había previsto ese detalle, llevaba una cartera de menos de 20 cm por lado, en la que cabían el teléfono, el ipod, el pasaporte y las llaves. 

Inicié la fila a las 8:30 pm y fueron los 5 minutos más largos de mi vida. Al otro lado le pregunté a un señor de traje y con lentes oscuros (WTF, era de noche!). Me mandó a la puerta roja No 8. No me puedo quejar, había personal orientando muy bien. 

Cuando entré el artista -que yo supuse debía ser nacional – ya estaba en los últimos segundos de su presentación. Solo alcancé a ver que era una mujer. Hasta ahora que lo busco encuentro que no era mexicana, sino argentina y se llama Lali Espósito. 

Bueno, ya estaba ahí, sentada. No sé ni cómo se me ocurrió ni cuándo agarré el valor, pero había viajado 1,800 km para verlo, después de esperar 11 años