jueves, 22 de diciembre de 2016

Arriba Auditorio

Uno, que nació en una época del boom de los artistas mexicanos traídos al país por distintos medios radiales y televisivos y creció escuchando a los grandes de la música en México gritar cosas como: “arriba Auditorio”, “Vamos Auditorio”, “Llevamos 2 Auditorios llenos”, etc, genera una gran expectativa de qué ondas con el tal Auditorio Nacional de México.

Con el todo al alcance de un click que nos da internet y san Google uno se da cuenta que México, en su versión Distrito Federal, es una efervescencia de conciertos. Tienen una gran cantidad de escenarios, desde el más modesto hasta los monumentales, en los que diariamente se presentan artistas nacionales e internacionales. Eso a uno lo maravilla, porque puesí, estamos en un país donde para que venga el artista favorito hay que esperar, en promedio, 10 años. Bueno, eso es excepto que el artista favorito sea reguetonero o bachatero, esos vienen a cada rato, mñe.


La lista no es exhaustiva, pero así de más chiquito al más grande, le tenemos:

Auditorio Blackberry para 2,000 personas

Teatro Metropolitan, para 3,200 personas. Aquí cerraron su carrera las Jeans, antes de revivir hace poco. Pero en esa ocasión se quedaron con una cosquillita "nunca se pararon en el Auditorio Nacional". Je je, en 2015-16 lo lograron, con lleno total. Bien por ellas.

Arena México para 22,000 personas. Este se la pica de ser ultra moderno y super wow.

Foro Sol, para 26,000 personas. Aquí ya son palabras mayores, generalmente internacionales de gran renombre...o gente que mueve masas - lo cual no necesariamente los hace grandes artistas, conste -Aquí se presentó Madona, Britney Spears, Sting...y puesí, Romeo Santos niña. Hay para todo.

El top of the tops es el Estadio Azteca, con sus 87,000 localidades.
Cof cof, los Menudo de 1983 lo toparon con 105,000 personas. También le tuvieron en 1992 a Elton John y en 1993 a Michael Jackson. En 2011 lo llenó varias veces U2 y este año Don Vicente Fernández cerró ahí sus 50 años de carrera. O sea, el Azteca no se lo prestan a cualquiera.   

¿Donde cabe el Auditorio Nacional? Más o menos en el medio. Tiene capacidad para 13,000 personas, pero es, creería yo, el más movido en términos de conciertos. 
Todo artista mexicano quiere cantar – y llenar – el Auditorio. 
Muchos han grabado ahí sus DVD de conciertos: Timbiriche, Magneto-Mercurio, OV7-Kabah.

En-ton-ces…

Llega el dia en que uno puede estar adentro y pensar: “así que aquí es el Auditorio Nacional”.
La verdad verdad, no es tan imponente como se ve en los videos y como se oye en los conciertos grabados. Lo que sí puedo dar fe es la buena acústica y la visibilidad aun de lado. El acceso muy ordenado, filas múltiples, entradas múltiples numeradas, personal orientando afuera, personal orientando adentro.

Esta es una vista de la distribución en planta que tienen los sitios web que venden entradas, como ticketmaster y superboletos.  


Así luce por dentro (foto de archivo, de sitio web, como dirían si se citara en un periódico).




Así luce por fuera (ídem, foto de archivo).


Está en una zona piqui del DF, la IV sección de Polanco. Ahí a la parcita del también sonado Bosque de Chapultepec, sobre el Paseo La Reforma, conocidos ambos desde la infancia gracias a las menciones de Chespirito.


Y la visita real




La emoción fue grande, especialmente por sentir, en vivo y desde adentro, el “vamos Auditorio” en voz del artista. 

¿Cuál artista? Ahí en otra pasadita.

PD: paso a editar esta entrada porque me encontré esta joya de entrevista/conversatorio con Benny Ibarra


Él, él sí sabe describir esa emoción del Auditorio Nacional. Tenga paciencia, es largo, pero no hay desperdicio.
Si quiere el resumen ejecutivo, en su primer reencuentro con Timbiriche hicieron 25 Auditorios, o sea, 25 conciertos en el Auditorio Nacional...y Luis Miguel tenía el récord con 17, ja. También agregan que hicieron un Foro Sol, y hace el chiste de comparar con U2.
En el segundo reencuentro, se echaron otros 20 Auditorios.
Eso es "lo que es" para un artista mexicano pararse - y llenar - el Auditorio Nacional.