jueves, 1 de marzo de 2012

1

No puedo creer que la tierra haya completado una órbita alrededor del sol tan pronto...



Si apenas ayer sentía tus pataditas en mi vientre, si apenas ayer caminaba como la luna llena en mis pies hinchados. Apenas fue ayer que te entregaron en mis brazos, envuelta y con los ojos abiertos.


He abierto y cerrado los ojos y dejaste de permanecer sobre tu espalda, para pasar a sentarte perfectamente. Ahora quieres bajar y recorrer la casa de mi mano y tambalearte hacia lo que quieres alcanzar. Siempre sabes, ahi están, en el mismo sitio cada día, esos objetos que despiertan tu curiosidad.


He dormido y despertado y ya tienes más cabello, tus rizos empiezan a formarse, junto a uno hilos rubios que nadie sabe de dónde salieron. Esa mirada pícara que sigue todo cuanto se mueve, que encuentra lo escondido, que me observa detenidamente.


Han girado más de 12 lunas, pero aun tomas de mi pecho con alegría, esperando cada noche y cada mañana para estar ahí, pegadita a mí, para regalarme una sonrisa en señal que estás satisfecha.


Ya no hay pijama de piecitos que contenga esas piernas largas, tus 77 cm ya no caben en la silla de bebé tipo canastita. No, se ha ido la pequeña bebé. Ahora tenemos una bella niña, lista e inteligente, que dice "mama" cuando se queda sola en el corral y que llora de indignación cuando no alcanza lo que quiere explorar.


Mi pequeña...tienes un año.


4 comentarios:

Silvia Jeannette dijo...

Siento que el tiempo ha pasado muy rápido desde que leí sobre su llegada. Muchas felicidades!

P.R dijo...

No tengo mucho tiempo de leerte, pero me alegro por ti y tu nena. Espero que siga creciendo con mucha salud.

Saludos.

Wendy Kitty dijo...

Awww espero que cumpla muchos más y te dé más alegrias, que puedas vivir más momentos de todo tipo con ella =)

Clau dijo...

Silvia : sí, la vida ha volado y ni la he visto pasar. Mi corazón quiere que se quede por siempre bebé.

PR: Gracias!

Wendy : hemos vivido sí, pedacitos de día. De una noche a otra ya ha cambiado, hay que abrir bien los ojos para no perderse nada.