jueves, 23 de febrero de 2017

Joaquín Sabina - En carne viva

Hace poco terminé de leer un libro y empecé otro, por lo que vine a actualizar lo que puede ver aquí a la derecha --------------------------> ajá, sí, la lista de "los libros que he leído últimamente" un "últimamente" que inicia en 1900 y algo, pero bueno, son los que recuerdo.

El punto es que se me hizo raro que había un hueco en 2016, como si no hubiera leído nada, y eso no era posible. Estoy mal de la memoria desde hace mucho, olvido cosas, nombres, personas, hechos, fechas, de todo, y no podía acordarme qué había llenado la lectura de 2016.

De pronto, en la cola esta de conciertos que se vienen y no voy a ir porque no alcanza $$ para ir a todo lo que uno quisiera, resulta que del dúo de Enemigos Íntimos que hicieron Física y Química, es decir, Joaquín Sabina y Fito Páez, vienen ambos dos en este año, casi con un mes de diferencia, y me tocó elegir uno. Así que me quedo con Sabina, a quien veré por 3a vez, aunque a Páez no lo haya visto nunca. Cuestión de amores.

En eso estaba cuando me acordé qué estuve haciendo en 2016:


Fueron 400 y algo de páginas en versión pasta dura riquísimas que transcurrieron por todos los temas imaginables en la vida de Sabina, incluso, claro, su relación amor-odio con Fito Páez, a quien por cierto nunca llamó por su nombre en el libro. El formato es de entrevista, una plática en la que Javier Menéndez Flores le hace preguntas y él contesta y si le da por donde sigue escarbando el tema.

Es tan bonito leer libros de artistas, ahí se les conoce más como el ser humano que como el que se para en el escenario. Me pasó con YO de Ricky Martin, y uno termina sintiendo que ha estado en la sala de su casa platicando con ellos. Quizá de este tipo de libros siente uno más el vacío cuando se acaban, porque quisiera seguir conociendo, repreguntar, actualizarse al tiempo presente y que le sigan contando qué ha pasado desde entonces hasta hoy.

Altamente recomendado. No sé si lo venden aquí, a mí me lo prestaron y por supuesto ya lo devolví, casi intacto...siento que el forro se astilló de una orillita por los meses que anduvo en el carro de arriba a abajo esperando unos minutos disponibles, en cualquier lado, para poder seguir.