lunes, 24 de julio de 2017

Attack on Titans o de cómo fuimos a parar a la Friki Plaza

Un día de estos subí esta foto al FB acompañada del HT #VidaDeMadre y me salió una amiga diciendo "adoptame" =)


Pues eso, que uno de madre, como buena amiga, tiene que aprender a conocer y a respetar lo que les gusta a los hijos, aunque uno no lo entienda ni lo comparta.
Al principio le hacía broma al peque, al verlo clavado en la computadora viendo videos. Yo le decía que estaba "viendo la novela", cosa que le ofendía, pero ¿y no todos vimos novelas en la infancia pues?. Además, dicen que las series vienen siendo lo mismo jajajajaja.
Luego aprendí que los videos se llaman Anime y que, como cualquier película, vienen de un libro, y el libro se llama Manga.
Entonceeeeeees...en el busito turístico del Centro Histórico de CDMX llegamos al Palacio de Bellas Artes y decidimos bajar del bus y dar una vueltecita. Entramos al Palacio y había una librería. Después de ver todos los libros disponibles, el peque preguntó si tenían manga. Nos mandaron a las librerías de "enfrente" que se llamaban Ghandi y El Sótano.
Uno que no conoce, no le basta un "enfrente" y pedimos ayuda a los policías de turismo, que en esa zona abundan.
Entramos primero a Ghandi, con precios tan rimbombantes como el nombre. La librería era un localito dentro de un edificio antiguo, de esos lindos y bien cuidados que abundan en la Avenida Juárez, uno de los ejes turísticos del Centro Histórico. El muchacho que nos atendió, lleno de tatuajes a colores que se le salían bajo las mangas y en el cuello, nos mostró lo disponible : Los Caballeros del Zodíaco. No hay un emoji que describa la cara que hizo el peque. O sea, no. Al ver la decepción, le preguntó qué buscaba exactamente y al oir "Attack on Titan" nos dijo: "Mmm, eso solo en la Friki Plaza".
Con mi cara de turista le pregunté dónde quedaba eso y nos dijo "aquí a la vuelta, escaleras eléctricas". Quizá puse más cara de pánico de la debida, porque sonrió y volvió a decir: "aquí, solo le dan la vuelta a la esquina y ahí es".
Bueno, dije, vamos pues.
El gran chiste de la vida fue que, con solo dar vuelta a al esquina, era otro mundo. Sentí como si la Avenida Juárez fuera una linda fachada que cubre lo que hay detrás, la ciudad real, esa que habitan los millones de mexicanos que se mueven a diario a pie y/o en transporte público. Haga de cuenta que al doblar la esquina caímos de golpe en la Calle Arce, allá detrás de la Catedral, en los 90's o inicios de los 2000. (Supongo que con todos los desalojos y nojequé recientes ya no debe estar así, pero yo pasé por ahí en mi papel de estudiante universitaria cuando era una calle hecha mercado).

Uno lo ve en el mapa y dice "nah, si es cerquita del Paseo de la Reforma, ¿qué tan malo puede ser?" Ajá
Peeero, al acercarse más se nota la leyenda "Colonia Centro", ahí ya es para sospechar.


Estas fotos no las tomé yo, son de google maps. Obvio que lo último que se me iba a ocurrir era sacar el celular o el ipod y ponerme a tomar fotos en ese tumulto de gente.

De las redes sociales de la CDMX aprendí, antes de ir, que el Centro Histórico es idóneo para protestas. Suerte no había el dia que fuimos.



No, no estaba así de lleno, pero claro, yo sentí que sí. Aparte que llevaba de la mano a un joven que en su vida ha pisado el centro de San Salvador, menos a pie.

Hasta ahorita le veo el rótulo, yendo como peatón en esa misma acera es imperceptible.
Estas fotos de adentro no le hacen justicia. Seguro las tomaron cuando no habían abierto o en el día más vacío que pudieron encontrar.

Al menos hay ruta de evacuación, va

Hallar esas escaleras para salir de ahí fue otra aventura

Dígame si no es igual a los locales del centro de San Salvador
Hacía un calorón de los mil demonios ahí dentro. No hay ventanas, al menos no en los locales interiores. Tampoco se supone que México sea tan caliente, pero el cambio climático no les avisó que llegaría.
Me eché la conversación entre el peque y los dos chavos dependientes del puestecito, con mi mejor cara de what? Se estaban contando hechos de varios capítulos para definir en qué número iba y cuáles quería comprar. Bien bonito sentirse ignorante =)

Nota post viaje: ayer vimos manga de Ataque de Titanes en una librería local. Van en el número 6 y son de una editorial diferente. Los que trajimos son de Panini y parecen hechos para México. Los de aquí son Norma. Y claro, si el anime va por el 14 y aquí traen el manga hasta el 6, entiendo que son codiciados los tales libritos.

Nota para no conocedores: como cosa curiosa, los libros de manga traen la portada atrás y la contraportada adelante, se leen empezando por la última página y de abajo para arriba. Solo me queda pensar que los japoneses son zurdos en su mayoría.

2 comentarios:

Bolux Sv dijo...

alguien que busca un manga fisico de una serie , es digno de respeto (-_-)´ !!! , creo que son muy comprometidos con sus intereses.


los devoradores digitales no apreciamos como se debe ese mundo
a veces es falta de tiempo ejem ejm ($$) y talvez la edad.
aunque por interneee llevamos todo actualizado (no puedo esperar mucho)

Attack on Titan esta mal traducido pero asi es como la gente lo encuentra.
asi que ni modo es lo que hay.
slds.

Clau dijo...

¿La edad? yo lo hacía contemporáneo mio =P
Personalmente soy amante del arte que implica un DVD, un CD de música original y por supuesto, un libro de papel.
También por no haber nacido con lo digital bajo el brazo, siento feo pagar por música o libros en digital, esos los quiero gratis, pero por la edición física sí pago con gusto. Cosas de cada quien.
Mamá también fue a traer sus cositas: DVD+CD de conciertos de artistas noventeros que andan de gira...dichosos los mexicanos con su MixUP.