lunes, 23 de noviembre de 2009

cof cof - lo que es ir donde el que sí sabe

Y bueno, 17 días y $385 después, aquí estoy, al fin mejorando de la bendita tos.


Hice lo que debí haber hecho desde el principio, ir donde el médico adecuado, pero la crisis financiera me llevó por el camino equivocado...a estas alturas, creo que debo prometerme no volverlo a hacer. Hubiera gastado menos y sufrido menos, realmente.


Inicialmente, aquel 7 de noviembre que me sentí mal, lo que no tenía era mucho tiempo para ir al médico, y me fui con la pediatra del peque, que además es buena amiga y casi como la médico de la familia. Su diagnóstico era adecuado, pero la receta era, lógicamente, quizá un poco menos fuerte de lo que necesitaba, pues ella está más familiarizada con dosis para niños. Pero mi intención al ir donde ella fue no empeorar más mientras ya el lunes iba con el especialista idóneo, total, ella ni incapacidad me podía dar porque como no era su área pues no me la iban a aceptar en el trabajo.

De lo que estaba segura era que al ISSS no iba a ir. La última vez que tuve un problema respiratorio y acudí a la maravillosa seguridad social, pasé todo un dia sentada en una silla esperando, temblando del dolor de cuerpo, para que cuando al fin me tocó pasar, fui la última que atendió la mujer, en ese justo instante no tenía fiebre y no me creyó que antes hubiera tenido...me trató como alergia, pasé medio desfalleciente otros 3 días a pura loratadina y cuando ya no aguanté más, me fui donde la pediatra, quien puso el grito en el cielo, yo tenía bronquitis y estaba empeorando. Una inyección bastó para sentir la mejoría y me puse bien en cuestión de una semana con el resto de medicamentos.


En la oficina tenemos un seguro médico, en el cual al pasar consulta con uno de los de la red, solo se pagan $3 en efectivo al médico y las medicinas son con reembolso. Había una Dra en la lista que ya conocía y tiene buena reputación médica, lamentablemente andaba en un congreso y regresaría en 15 días. So, acudí a otro de la lista, sin referencia de nadie más.


Él fue quien me recetó lo que les comenté en el post anterior. Dijo que era sinusitis, faringitis, rinitis, intectada y que de los bronquios me escuchaba bien. Para mí, mi único síntoma era la tos y la presión en el pecho. Le di el beneficio de la duda, dado que su título colgado en la pared decía Neumólogo. Pero lejos de mejorar, empeoré.


Ya el martes 17 fui a la siguiente cita, le mencioné que estaba empeorando, me dio el mismo diagnóstico, y me cambió la medicina, agregando 2 tipos de antihistamínicos. Otros $40.


El viernes 20 seguía peor. Gracias a que el Estado y Gobierno de El Salvador tuvo a bien depositarme la devolución de la renta en el momento más indicado, pedí la cita con el Dr. Jorge Ramírez Chávez, quien ya había tratado a mi papá y mi hermano, y donde debí ir desde el principio.


Diagnóstico: traqueobronquitis. Después de un “diosguarde” al ver la lista de todos los medicamentos anteriores, me dijo que la infección ya había pasado, pero tenía inflamados los bronquios todavía. (Ojo, que el neumólogo anterior decía que los bronquios me los escuchaba "excelentes"...ajá).


La primera inyección de esteroide antiinflamatorio y la primera dosis de un compuesto, en una sola cápsula, de:
codeína: alivia el estímulo tusígeno por medio de una atenuación del centro de la tos
Feniltoloxamina: antihistamínico que tiene una influencia favorable sobre los procesos alérgico inflamatorios de las vías respiratorias, con acción broncoespasmolítica
Guaifenesina: fluidifica y disgrega el moco bronquial viscoso, facilitando así la expectoración.
Hicieron que después de 15 dias, al fin pudiera dormir toda la noche sin tos.


Además me indicó nebulizaciones cada seis horas. Por suerte en la familia hay más de un nebulizador y me lo puedo llevar al trabajo.


Resultado? No es que me he curado mágicamente, todavía tengo tos, pero la mejoría es significativa...ya le puedo leer el cuento al peque en la noche de corrido, sin toser y sin quedarme afónica. Claro, con la disminución de la tos, la garganta se me está recuperando también.


Al primer médico le dije que tenía gastritis y se encogió de hombros como diciendo “oops, lo siento”. Al Dr Chávez le dije lo mismo y me dejó el antiinflamatorio inyectado, ya que según dice, por via oral literalmente “quema” el estomaguito.

Pues sí, hay de médicos a médicos. La gran diferencia de ir donde quien sí sabe.


Y ahi voy, espero estar bien en unos días más. No se me antojaba estar malita para la época navideña, pues sacar el árbol y prepararle un sitio en la casa me llevará a desempolvar mucho.

5 comentarios:

QueithCita dijo...

Nooo, eso es demasiado dinero Clau ._.
mirá, un Broncolín de $62pesos mexicanos, unas Tabcin AT & muchos té de manzanilla :D
Santo remedio :D & eso que tengo tos de cornetaa...

[Alecita ♥] dijo...

A mi me pasó lo mismo, sólo que inmediatamente me comenzaron los broncoespasmos supe que era una crisis de asma :S asi que sin perder tiempo fui a pasar consulta y tenés razón se gasta increible... me dejaron pobre, y eso que el doctor es mi tío.

Clau dijo...

Queith: lo que sucede, mi querida Q, es que no era una vil tos, realmente era bronquitis y el "mal" me lo hizo el segundo médico, que no diagnosticó bien y me estaba dando medicina para sinusitis y por eso gasté y no mejoraba.

Alecita: vieras que me da miedo que se me convierta en asma la cosa, algunos accesos de tos me suenan a eso...=S

Elena dijo...

Clau, qué gasto tan grande, qué horrible. He estado leyendo todo el bloh ahorita y espero que todo se soluciones todo.

Mandá cuentos o lo que escribás a algún concurso, digo yo, chis, que a uno le paguen por lo que hace y bien.

Un abrazo.

Clau dijo...

Elena: has vuelto!!! sí, fue un gasto tremendo y siguió, aun hoy 31 de diciembre todavía estoy tomando medicinas para volver a la normalidad...lo que es también no acudir a tiempo a la medicina adecuada.