miércoles, 8 de agosto de 2012

Mi primera vez

Nunca antes lo había hecho y menos en un lugar así...pero todas las primeras veces llegan, dicen.


De los pies ya había ido, a esos del Dr Scholl, porque desde que a mis 10 años me hicieron gritar de dolor con anestesia en mi dedo por un uñero, me quedó claro que las uñas de los pies son cosa de profesionales.

Igual y tenía como 3 años de no darme el tiempo para ir.

El precio, sí, es mayor que en esos lugares, pero se paga la conveniencia de que sí hay espacio y tienen horarios flexibles, porque en los otros era casi imposible conseguir cita. También la atención es diferente. Tienen de esos sillones que hacen masajes en la espalda, en un espacio amplio y relajado. En los otros es un cubículo hiper chiquito, siempre a full.

 








La parte del agua tibia tiene luces de colores, aun no entiendo para qué. El Peque dice que para que uno no se aburra mientras espera =).










Te dan una bebida de cortesía... que no hay que ser tan inocente para entender que va incluida en el precio pues.




Las manos fueron otra historia. Nunca había ido. Realmente se siente muy bien. Te ponen cremas – que yo soy super descuidada y no uso – te dan masajito y al final, antes de “maquillar” las uñas, te hacen sumergirlas en cera caliente. La sensación es graciosa, pero se siente muy bien al final.



Volveré? Pueda que sí, para mi cumple talvez, son lujos que no me puedo dar a cada rato, tanto en costo como en tiempo.

3 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Te hacía falta...Reconócelo...risas

Queith dijo...

¿En dónde fue? ¿Cuánto costó? *D*

Clau dijo...

Alí : sí, es necesario consentirse de vez en cuando.

Queith : Sento www.sento.com creo. $15 manos y $25 pies por ser el clínico. El normal $20. Me quedé con ganas de un body treatment, pero eso sí ya era más $$$.