miércoles, 4 de marzo de 2009

Diner Dash...una prueba más de mi locura

De chiquita nunca jugué videojuegos, nunca tuve atari, ni nintendo, ni 64, ni gamecube...mucho menos de los más recientes: playstation, Nintendo DS o Wii.

Sí jugué Mario Bros alguna vez, en la casa de unos niños de los Scouts...y gritaba cada vez que Marito se caía en un precipicio (y dada mi pericia en el juego, era bien seguido).

Al peque le recontrarequetefascinan los videojuegos (supongo se acordarán de aquel episodio con el Wii)...pero en casa no tenemos ningún tipo de consola. Sus únicas formas de acceder a ellos son, aparte del Playdepot de SIMAN, un CD con un par de controles que venían “adjuntos” a un aparato dvd que nos regalaron, una cosilla que se conectaba directo al TV que le regalaron para la navidad 2007 y mi computadora.

Tiene permiso de jugar con cualquiera de esas cosas únicamente en fines de semana después de hacer sus tareas y en vacaciones, pero no todos los días.

La niña (mi compu) traía unos jueguillos pre-instalados, que había que terminar de bajar de internet para acceder a 3 ó 4 juegos de prueba gratis de cada uno, luego de lo cual se desactivan y hay que comprarlos si se quiere seguir jugando. Traía tantos que ni he terminado de bajarlos...evidentemente no creo comprar ninguno, cuando se acaben los “demos” supongo se le acabará el gusto por mi compu ja ja ja.

El punto es que, si se acuerdan de los post que he publicado sobre mi repetido y crónico stress...descubrirán que no cabe duda de que estoy loca, si no, vean nada más qué tipo de videojuego me llama la atención para jugarlo yo:

Se llama Diner Dash, tiene un montón de variantes, pero el kid es el mismo: ser multitarea como pulpo, hacer mil cosas a la vez – antes que se acabe el tiempo – llegando al puntaje deseado para tener upgrade de fondos, mesas, pisos, etc....nunca he jugado más de 20 minutos y no he jugado muchas veces, porque obviamente no me sobra el tiempo y tampoco el peque me deja (claro, quiere jugar él, no verme jugar a mí).



Según parece se puede jugar on line aquí y el comentario que dejó alguien ahí resume mi locura: “qué estresante es jugar esto” =S



Los que tienen corazoncitos vacíos se están poniendo enojados porque no los atienden, los que echan humo ya están enojados. Si no atienden rápido, se van y no dejan propina y se pierden puntos...por supuesto que en un momento X te llaman todos los clientes al mismo tiempo.

Hay muchas variantes del juego, hasta una de Bob Sponja.


Ya lo han jugado? Ahí me cuentan =)

7 comentarios:

Mariolinocopinol dijo...

En verdad se ve estresante!

Clau dijo...

Mariolinocopinol: y a mi me encanta!!!! Da lástima dejar de jugar sin pasar al otro nivel =S. Debe ser un reflejo de las frustraciones de no poder hacer todo en la vida real, al menos en juego ser "super chica"

Wirwin dijo...

fijate que no me atrae mucho a mi siempre me gustaron los juegos de video de hecho fue la razón por lo que estudie Informatica, me encantan los de estrategia tipo "age of the empire" pero tambien me fascina Doom de mis preferidos, algo violento de plano.

Saludos

Elena dijo...

Ay, no nunca jugué nintendo ni sega porque no me gustaba.

Pero mi trauma de infancia fue Jem and the Holograms. Las vio, Claud?

Clau dijo...

Wirwin: es que esos son juegos de niños...pero yo soy niña multifunción ja ja ja ja

Elena: que si las ví? yo quería ser una de ellas!!!! Bueeeenas las canciones, dónde se podrá encontrar ese material para dvd? en la Calle Arce no lo he visto.

Eduardo dijo...

Como yo no jugué de chiquito(juegos electrónicos), no me clavo mucho con ellos, probé tu juego y me pareció divertido, pasé unos cuantos niveles y lo dejé.

Clau dijo...

Eduardo:"pasé unos cuantos niveles y lo dejé"...malvado, es tu forma de decirme que llegaste más allá que yo...ja ja ja ja, saquemos licencia y pongamos el restaurante pues.