miércoles, 3 de junio de 2009

Peace after the storm...es-cuatro (no tress)

La semana anterior y la presente han sido extenuantes en el trabajo, altamente estresantes, intentando entregar un producto en un tiempo que siendo realistas es la mitad del que con justicia se necesita. Pero los contratos son claros y hay que cumplirlos.


Afortunadamente, a diferencia de mi experiencia de coordinación del año pasado, esta vez cuento con un equipo de gente dedicada, responsable y decidida a dar todo por cumplir las metas. Claro, siempre hay excepciones, pero en general nuestro grupo es así ahora. Son la “bichada” como yo les llamo, andan entre 22 y 30 más o menos, y no es que yo sea re-vieja comparada con ellos, pero me gusta verlos con el cariño de los hermanitos menores.


De martes para miércoles – todavía es miércoles verdad? - estuve despierta 24 horas seguidas, de las cuales 22 las pasé de corrido en la oficina (miento, como dice la gente, 45 minutos los pasé con un toaster de atún y John le Carré). Hacía ratos que no veía atardecer, anochecer y amanecer sentada en la misma silla de manera contínua...desde la U creo. En el otro trabajo nos quedábamos para licitaciones, pero quizá hasta la 1 de la madrugada, luego nos iban a dejar a todos a nuestras casas.


A las 5 de la mañana de hoy me fui a la casa por hora y media de sueño, un baño y mis chococrispies con leche. Mi peque – a quien no veía desde el lunes en la noche – me preguntó si hoy iba a regresar a la hora normal – puesto que anoche ni siquiera regresé - “claro” le dije, aunque últimamente ya estoy dudando qué es eso de “normal”.


Luego volví a la oficina a seguir armando el informe...los chicos ya estaban de vuelta también en su mayoría...mi contraparte de coordinación en arquitectura ni siquiera se había ido a su casa, hicimos el relevo cuando yo volví y se pudo ir a soñar con los planos ja ja.


La misión se cumplió por nuestra parte, a las 2 de la tarde le entregué los documentos al mensajero para que los llevara a su destino...después todos respiramos y salimos a ver si comíamos algo...pues sí, sin dormir y sin comer como que no funciona la cosa. Lástima que nos queda el mal sabor de elementos incompletos, que no dependían de nosotros sino de terceros, a los que por más que quisimos, no les pudimos “sacar carrera” y no nos satisface lo que nos entregaron. Claro, no son todos, hubieron algunos que nos hicieron barra y todavía a media noche nos estaban enviando sus planos. Otros no terminaron, pero no por dejadez, simplemente no les dio el tiempo, pero igual se les notó el interés y siguen trabajando para completarnos los pendientes.


Le quiero agradecer públicamente a mi equipo, chicos ustedes son lo máximo realmente, a las 12 de la noche comiendo núegados con yuca (y traídos desde Santa Ana!!!) para no dormirnos, cantando a voz en cuello en plena madrugada para espantar los malos espíritus (nos han metido el miedo de que por aquí asustan), hasta los que se quedaron con la frente en el escritorio por algunos minutos en total off de cansancio. Lo que más me gusta de ellos es que no bajan la guardia hasta que todo se termina...cómo detesto a la gente que hace su parte y se lava las manos, dejándolo a uno como pulpo intentando unir todas las partes.


De gran ayuda me fue el apoyo de Virginia, quien me acompañó en el twitter hasta altas horas de la madrugada y eso me mantuvo alerta para que no sucumbiera a la tentación de cerrar los ojos mientras el autocad abría los archivos. =)


Entre otras cosas, descubrí que la programación de la radio en la madrugada es sumamente variada...y se escuchan canciones que en el día ni por asomo programan, además no hay comerciales =D, y en la que estaba escuchando tampoco había locutor. Puedo manejar bien aun con el desvelo...aunque estacionarse decentemente es otra cosa. Confirmo mi posición de que es contraproducente darle a los médicos turnos de 72 horas...luego de las primeras 12 uno ya no rinde igual...eso es jugar con la salud.


En fin, después de este corto saludo, paso a decirles que, tengo sueño =S y qué más quisiera yo que mi almohada en estos momentos, pero aun me falta antes de poder irme...y no precisamente a dormir (cocina, lavadora, peque...).

ZZZZZZZZZZ...solamente =D

6 comentarios:

Virginia dijo...

Aw!

¡Qué bien que terminaron!

Calila dijo...

Uff linda descanse... despues de semejante maratón se lo merece.

Y es raro, pero si bien cuando uno está en esos momentos estresados y cansados, como que obviamente no queire estar ahí pero después surgen anecdotas muy buenas de esos momentos de estrés.

Un abrazo!

Raquel dijo...

Ya se ma hacía raro que estuvieras tan noche en el Twitter! Me alegro de que todo te haya salido bien =) aunque me imagino te habrá roto el corazón tener al peque extrañándote (y extrañándolo)...

Clau dijo...

Virginia: sí!!! y ahora andamos todos con cara de sueño zzzzz

Calila: pues al menos la semana próxima dormiré, estaré en casa porque me operarán la mano. Espero que tú ya estés mejor de tus nervios también =D

Raquel: pues sí, es lo que más duele...ya me hizo prometerle que hoy y mañana voy a llegar temprano.

[Alecita ♥] dijo...

Rayos, sí que te ha tocado pesado. Que bueno que ya pasó todo, al menos te sirve para ganar experiencia :)

Clau dijo...

Ale: pero da cólera cuando uno quiere salir a tiempo y queda mal por terceros