martes, 29 de octubre de 2013

El ciclo de la violencia

Internet puede servir para perder el tiempo que es maravilla, o también para instruirse de a galán. Ud elige.
Hay tanta información en la red que a lo mejor uno nunca da con cosas importantes que debería saber, pero que simplemente no buscó o no le salieron en su búsqueda.
Me ha tocado hacer investigación en el área legal -no, no soy Abogada, pero le entendemos el léxico - y dando click aquí y allí apareció este documento que me parece valioso de difundir, tanto para hombres como para mujeres.
La Ley contra la Violencia Intrafamiliar tiene ratos de andar dando vueltas en nuestra Legislación. Ahora existe con un nombre super largo y complicado de recordar - se lo debo - pero lo que no es complicado es su aplicación. Al parecer al fin hicieron algo bueno los padres de la patria y le dieron mecanismos efectivos para que no sea letra muerta como gran parte de nuestras bonitas pero inaplicables leyes.
Ahora bien, el ciudadano común no es muy dado a entender así nomás el texto de las leyes, por eso este documento me pareció fantástico, pues es un "Protocolo para la aplicación..." que, independientemente lo que en términos puramente legales signifique, tiene notas aclaratorias y explicaciones bastante sencillas que le quitan el laberinto a las palabras doctas del legislador.
Es un texto largo, como de 200 páginas que no tengo tiempo de leer completo, pero el anexo que agregaron me parece bastante ilustrativo y aterrizado. A diferencia de Walter Riso, que en su página de FB pone pedacitos de reflexiones con el objetivo que le compren el resto, este documento le explica todo de una vez.
Léalo, se va a asustar. Cualquier parecido con sus padres, parejas, amigos, vecinos, conocidos, etc, no es pura coincidencia, es total invisibilización basada en aquello que "los trapos sucios se lavan en casa" y mientras tanto, la ignorancia que es atrevida, engulle derechos y deberes.





2 comentarios:

Muchachita dijo...

Esta ley está muy buena pero se queda en letra muerta si nosotras no la usamos. De nada sirve conocerla si seguimos aguantando maltratos y tendiéndole lástima a nuestros agresores.

Clau dijo...

El primer paso es conocer y luego aplicar.