martes, 21 de julio de 2009

Conversatorios poéticos VI: Luz

Y bueno, todo lo que sube...tiene que bajar...algún día. El contexto? La historia inició a los dulces 16, cuando mi idea era que no quería tener novio porque no me quería sentir “amarrada” a nadie (sí, lo del sentido de libertad e independencia no es cosa nueva). El chavo “se me declaró” y yo en buena onda le dije que no. Estudiábamos en el mismo instituto, pero en bachilleratos diferentes, con lo cual prácticamente no nos veíamos, el lugar era lo suficientemente grande para que cada quien viviera en paz por su lado.


De pronto, resultó que él tenía novia, una chica de su sección, y el rumor era generalizado de que andaba con ella porque yo le dije que no. Evidentemente la mujer me odiaba muahahaha. El lío era que por la tarde, ambos formábamos parte de un reducido grupo de 10 personas que recibíamos clases de Francés gracias a una beca, de los cuales únicamente 2 éramos mujeres. Por esas tonteras propias de la edad, “no nos hablábamos”, es decir, podíamos estar a la par y ni los buenos días dar...ridículo, veá? Bueno, ahora lo veo ridículo, en ese entonces era de lo más natural ja ja ja ja. Bonito era el cosquilleo en el estómago cuando nos tocaba hacer diálogos juntos, pues los maestros ni idea tenían de la situación, aunque los compañeros acabaron por sospechar.


En ese año, tuve a bien formar parte del grupo de cachiporristas del Instituto...cabal, imagínese usted: tacones, maquillaje, peinado...trajecíto diminuto muahahaha. Y como el tipo no me hablaba, no le quedaba de otra que mirar, de lejitos, mientras la novia le pellizcaba el brazo para que cerrara la boca...y en la banda musical había cada niño que...(inserte suspiro prolongado aquí)


Al final él cortó con la chava y ya en tercer año nos devolvimos la palabra, volvieron los poemas, una cosa llevó a la otra y...y nada de esto es cierto porque mi mamá puede estar leyendo =)


Ahí fue que nació el poema de la entrega anterior.


Pero, el justo día en que yo cumplía 18, en diciembre, una amiga cumplía 15 y yo era de las damas de honor, claro, con él de acompañante (y mi padre mirando de reojo y pensando “y éste fulano quién es?”). El susodicho tuvo el mal tino de llegar con cara de muerto a la iglesia y al preguntarle qué le pasaba, suelta la brillante frase de “acabo de ver a mi ex”...no quitó la cara de idiota en toda la tarde y yo estaba que me llevaba el diablo realmente.


Tal como dije antes, uno de cipote es tonto y perdona. La cosa siguió hasta que un buen día de enero, me llama desde un teléfono público (no mis amores, los celulares no existían, y los mtxt menos) para decirme que la cosa no iba a funcionar, porque yo me iba a estudiar “hasta San Salvador” y él se quedaba en Santa Ana y así a la distancia no se podía. Por un breve momento en su reducido cerebro pasó la fugaz idea de que yo iba a dejar el venirme a la UCA por conservar el noviazgo...ajá, cómo no. 64 Km le parecieron la muerte...sin contar que yo viajaba diariamente y pasaba las tardes y noches en mi casa como si estudiara a la vuelta de la esquina. Imagínese usted, y Luciana Sandoval con el esposo en Australia.


Total que, de dolido, me envió por correo postal (no, usté, no había e-mail) una carta tan ofensiva, que no sé ni por qué no boté y todavía se ha de estar añejando en algún rincón de la bodega donde mi mami colocó mis cosas cuando tomó oficialmente posesión de mi habitación. Entonces, veá, vino la niña y respondió con ésto:



LUZ

Fueron cuentos, ilusiones
talvez sueños de papel
tres poemas, diez canciones...
tan fáciles de romper!!!

Las ideas, la inquietud
tiradas al basurero,
tus palabras, tus miradas
y los mil y un “te quiero”

Ya jamás podrán valer
como valieron hace tiempo
ya nunca después de haber
sentido tan cruel tormento

Creíste poder jugar
con la niña de tus sueños
¿Te pensaste que mis ojos
eran así de pequeños?

Si parezco rencorosa
será tu forma de pensar
mas lo que tengo bien claro
es que yo no sé odiar;
puedo mil veces perdonar...
pero no olvido las cosas

Dos escenas hay grabadas
muy fijas en mi mente
de frases acompañadas
que no son nada coherentes

Ha quedado allí la duda,
aun no he podido explicar
me han contado, he visto y sentido
sólo me falta escuchar

Si jamás hubiese cedido
si no hubiese quitado el “no”
al menos no estuviera herido
mi sensible corazón!

Tal parece que la historia
por fin terminó aquí
ni recuerdos ni memoria...
desde hoy, fuera de aquí!!!


Ahí mañana le cuento los hechos subsiguientes y el por qué, taaaaaantos años después, se me ocurrió publicar estas líneas....digo, para que no se sientan agobiados hoy leyendo tanto, han de tener otras cosas que hacer en el día (y también yo, ya casi son las 8, mejor entro a la oficina, al cabo que ya solo tengo 56% de batería)


Creative Commons License
Luz by Clau is licensed under a Creative Commons Atribución-No comercial-No Derivadas 3.0 Unported License.


Creative Commons License
Luz by Clau is licensed under a Creative Commons Atribución-No comercial-No Derivadas 3.0 Unported License.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Clau! mil disculpas!
Lei todo el background pero aún no el poema!

Es cierto que hay tantas historias que de nuestra infancia se pueden relatar, que podriamos publicar día a día una cosa nueva.

No me imaginé que fuiste cachiporrista! Me has dejado como el tipo, con la boca abierta por ese dato! :O

Bueno ya voy a dormir, vendré a leer los poemas pronto.

Saludos y bendiciones.

[Alecita ♥] dijo...

Juelaaaaaaa me hiciste viajar en el tiempo... volver 10 años atrás.

Clau dijo...

Carlos: la vida del ser humano es interesante...de hecho, la mayoría de escritos o novelas aunque sean ficción tienen su base en algún hecho real que las desencadena.

Alecita: qué alegre, los buenos recuerdos traen sonrisas.