martes, 14 de septiembre de 2010

14 de septiembre

El 14 de septiembre es un dia de recuerdos.

El primero, es que en un día como hoy cuando tenía 10 años hice la primera comunión. Gracias a las fotos, me acuerdo como si hubiera sido ayer.

El otro, es lo que significaba el 14 de septiembre para los alumnos del Instituto Nacional de Santa Ana INSA. (Hoy Centro Escolar INSA, contra toda lógica, por berrinche de a saber qué funcionario del MINED que a tooooodos les quería poner Centro Escolar al principio).

En mi bella Santa Ana, capital del mundo, sucursal del cielo y sí, prácticamente otro país, los desfiles no eran únicamente el 15 de septiembre. Más bien era la semana de desfiles.

El 12 de septiembre, o un dia antes si era favorablemente domingo, eran los desfiles de los kinder. Ya hace un par de añitos que salí del kinder, y se me había olvidado. Justo este domingo 12 fui a Santa Ana y cuando pasé por el centro vi una tarima en el parque Libertad y mucha gente caminando para “abajo” (entiéndase al norte de la ciudad, que literalmente es pendiente descendente). Llego y le pregunto a mi madre: “¿ y qué había en el parque?”. Y ella me contesta: “Los desfiles de los kinder...qué allá en San Salvador no los hacen así?”. Y la verdad es que no, aquí los kinder desfilan en las colonias, no hay como un desfile oficial de Parvularias, es más, la gran mayoría ni desfila.

El 13 de septiembre, desfilaban las escuelas primarias, es decir, los niños hasta 9º grado.

El 15 participaban los colegios a nivel de bachillerato.

¿Y el 14? El 14 era exclusivo para nosotros, el INSA. Sí, un día especial para el desfile de una única institución. Estamos hablando de un Centro Educativo que entre tercer ciclo y bachillerato albergaba unos 3,500 alumnos. Y no cualquier alumno. En teoría, los mejores alumnos de la ciudad y sus alrededores, al menos de la famosa y mal llamada clase media, pues también habían colegios particulares de mucho prestigio, especialmente los religiosos.

¿Poder de convocatoria? La misma cantidad de gente que asistía el 15 a ver el desfile, salía el 14 a ver al INSA.

¿La gracia? Tanto el bachillerato como el tercer ciclo, que funcionaban en las mismas instalaciones, pero uno en la mañana y el otro en la tarde, tenían banda musical (no, no se apellidaba “de guerra”), pero para el desfile del 14 se unían y era un trozo de banda!. El desfile incluía los abanderados, los escudos, las banderas, y todos los etcétera patrióticos, así como las cachiporristas, porras y las “torres”. Estos últimos eran jóvenes que hacían “construcciones físicas” y alláaaaaa en la punta subían a una niña de las porras. Otras torres servían para desplegar banderines con mensajes educativos, de ánimo, patrióticos, etc. Eso era de lo más esperado por la gente. Cuando se “armaban”, se paraba el avance del desfile, la banda tocaba una canción completa y las cachiporristas hacían una rutina diferente, con la facilidad de que no tenían que avanzar.

Un buen día alguien tuvo la genialidad de obligar al INSA a desfilar el 15, porque no veía la razón de la exclusividad, y para que no atrasaran el desfile, nos mandaron al cierre. Bien galán, tipo 2 de la tarde íbamos entrando al parque...y el pueblo nos esperó! #win.

¿Por qué el cuento? Porque quien no estudió en un Instituto Nacional y no estuvo en la banda o fue cachiporrista no tiene ni p*ta idea de lo que significa, no saben lo que están prohibiendo (saludos señora del ISDEMU y ña Vanda).
No es capricho, no es gana de molestar, no es que uno no sepa en qué va a usar su tiempo ( yo después de los ensayos me iba a clases de Francés), es simplemente una experiencia incomparable (que lo académico no te da), es el pertencer al grupo ( qué quiere, que se vayan a una mara a sentir pertenencia?), es formar carácter (aguante ud que no usa tacones, tres horas de desfile con sonrisa), es desinhibir (yo era la timidez andando), es trabajo en equipo (si usted la riega se ven mal todos), desarrolla la motricidad (pruebe, agarre una batuta y que no se le caiga)...y no, definitivamente no te degenera la personalidad y no te hace “de la vida fácil”, ni te “expone” a nada si no te salís del huacal (o guacal ja ja) y te circunscribís a lo tuyo: el ensayo en el centro escolar, no en otro sitio, ni salidas derivadas ni nada exótico.

Saludos a todas las cachiporristas que saldrán mañana a desfilar y no lloren niñas, a lo mejor se encuentra la forma de hacer entrar en razón al Presidente, porque queríamos gobierno de cambios, pero nuestra libertad de acción no queríamos que nos la cambiarán, oye don Moris.

3 comentarios:

Elena dijo...

Me gusta mucho!

elsum dijo...

Que nostalgica entrada... que interesante se lee mi estimada Clau eso de los desfiles en Sta Ana.
Saludos!

Clau dijo...

Elena: gracias! el tuyo en LPG quedó bien...y no fui yo quien te dijo señora, sino un don que comentó ahi.

elsum: es que todo tiempo pasado fue mejor #laabuela ja ja ja. Gracias por volar en blogger (ya que Wordpress no me quiere)