miércoles, 5 de noviembre de 2008

Señoras y Señores, el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica: Barack Obama

Es sin lugar a dudas un hecho histórico para la humanidad.

Aplauso porque es negro, y los negros son minoría...y sólo llegando a los niveles más altos del poder las minorías podrán hacer valer sus derechos.

Aplauso, porque es el primer presidente negro en un país donde existió la esclavitud, donde los negros se podían comprar y vender como cualquier objeto, donde se les negaba el acceso a centros escolares, religiosos y sociales.

Aplauso porque es joven – comparado con el resto de mandatarios de su país – y es de esa manera, dándoles oportunidades para participar en definir el rumbo de las cosas, como se le da poder a la juventud.

Aplauso porque – al menos en sus promesas – Obama está a favor de la paz y en contra de más guerras, porque el mundo está harto de tanta violencia.

Aplauso a los millones de norteamericanos que supieron vencer el racismo y dejaron a un lado eso de la “supremacía del hombre blanco” y le taparon la boca a todos esos que pregonaban que “los estadounidenses no estaban preparados para un presidente negro o una mujer” como si ambas categorías fueran denigrantes o menos capaces que un ente masculino de raza blanca.

Respetos a John McCain, por ser – al menos en su discurso – la ejemplificación del concepto de estadounidense y demostrar además su gran clase política, al decir: “Felicito a Barack Obama, hasta hace unos momentos mi contrincante, de hoy en adelante mi presidente”.

Aplauso a los seguidores de Mcain, que lejos de armar un bochinche callejero, quemar llantas o desencadenar protestas violentas, esperaron en Arizona el discurso de su candidato y lo apoyaron hasta el final, con lágrimas en los ojos, sintiendo que habían perdido las elecciones, pero dispuestos a seguir adelante juntos por el futuro de su país.

Aplauso al modelo estadounidense, en el que el ganador no se proclama como tal hasta que el perdedor acepta públicamente su derrota...y qué manera de aceptarla, diciendo borrón y cuenta nueva, señores somos uno, a trabajar por nuestro país.

Aplauso a la demostración de patriotismo de los millones de estadounidenses que se levantaron temprano para ir a votar, que usaron su hora del almuerzo, que corrieron al salir de sus trabajos, a los que votaron por correo o anticipadamente, en un país donde no se da el día libre sólo porque son las elecciones...y aun así, la gente vota masivamente porque es su deber ciudadano y son ellos y no otros los que decidirán el rumbo de su nación.

El sueño americano se cumplió, dándole el poder a quienes habían sido marginados, dándole a su país el cambio que estaba pidiendo, ofreciendo nuevas esperanzas, mostrando su ejemplo de democracia y dejando claro una vez más porqué ellos y no otros son la gran potencia mundial.

Ladies & Gentleman, YES, YOU COULD!!.

3 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Pensar que el racismo en Estados Unidos se va a terminar debido a la llegada de Obama a la presidencia, es una verdadera ingenuidad. NO OBSTANTE, esto es ya una manifestación de verdadera democracia que, aunque no es perfecta, al menos es PERFECTIBLE, evoluciona rápidamente hacia su mejora.

Así que, el pueblo norteamericano puede echarle en cara a esos intelectuales comunistoudes que se hacen llamar "progres" y que hablan maravillas de paises oprimidos y hambreados como Cuba, Zimbabue y Vietnán del Norte PERO desde un confortable café parisino con vista a los jardines Eliseo degustando un aromático croassan y una espumeante taza de café mientras leen "Le Monde Diplomatique", que el país imperialista a quien tanto odian tiene el tupé de haber tenido un presidente discapacitado, uno católico y otro negro...¿Se justifica tanto odio contra una nación que da tan buenos síntomas de salud democrática?

PD: Te felicito por haber colocado la foto del pastor King y el extracto de ese gran discurso, exactamente el último. El Señor a quien él servía, no dejó caer en tierra sus palabras.

PD: Excelente post, sobre todo las palabras que citas de ese héroe de guerra que es Mc Cain, solo faltan las palabras del pastor King con aquello de "Yo tengo un sueño"...Qué diferencia con algunos de nustros presidentes que se engolosinan en llenarse la boca con insultos a diestra y sineistra contra sus colegas, pero lo peor no es eso, sino que lo hacen ante un público (incalificable) que se reíe y les celebra la "gracia" batiendo las palmas como focas...ahh, eso si, hasta que tienen a la persona que insultaron de frente, en ese momento se vuelven unos angelitos de la guarda...¡Por eso estamos como estamos!

Caramba Clau...tan buen post, y yo te lo echo a perder con este comentario.

Clau dijo...

Alí: tranquilo hombre, no echas a perder nada. Si en eso consiste justo la libertad de expresión, en opinar, claro, con respeto.

Sólo te aclaro que no es que piense que ya con esto se acabó el racismo, lo que rescato es que ese racismo no impidió a la gente votar con el cerebro y no con el hígado y que pudieron darse cuenta que el color de la piel del candidato no le suma ni le resta a las capacidades que como persona pueda tener. =)

MonikaMDQ dijo...

Hola Clau, muy buenas tus reflexiones, acertadas y sinceras bajo mi punta de vista, bastante similar al tuyo por lo visto.
Y si, yo tambien creo que es muy rescatable que el racismo no impidiera a los ciudadanos votar a conciencia. Estaba y está muy centrado Obama, ahora habrá que ver como se comporta, esperemos que bien, porque queramos o no, muchos países dependemos, directa o indirectamente, de lo que haga o deje de hacer EEUU (nos guste o no)

Sobre el video de Will.i.am, lo había visto si, estuve por ponerlo pero me arrepentí y puse fotito en el post :P

besotes!